Granja “Los Fundadores” es un emprendimiento familiar, próximo a cumplir 44 años, que por sus objetivos empresariales, pero también históricos y culturales, es un referente de la colonia suiza Nueva Helvecia. Elabora artesanalmente dulces, mermeladas, frutas en almíbar, encurtidos, chocolates, con utensilios y técnicas de los pioneros, como los tachos de bronce, el fuego directo y el envasado en vidrio, para ofrecer alta calidad, utilizando materia prima de la zona. Sus propietarios, Tiziano Costabel y Mabel Muñiz, manifiestan “el orgullo helvético” de seguir las tradiciones de la colonia.

Un emprendimiento familiar, iniciado por el matrimonio integrado por Tiziano Costabel y Mabel Muñiz, quienes hoy trabajan con sus tres hijos, encargados de distintas funciones, y los empleados, que hacen un total de unas 10 personas trabajando en el local, ubicado en una zona estratégica, en el límite entre Nueva Helvecia y Colonia Valdense.
A lo largo de los años, el edificio ha recibido modificaciones en su estructura, no solamente para mayor comodidad de clientes y empleados, sino que se han acentuado las características que lo hacen típicamente suizo.
Granja Los Fundadores es uno de los referentes de la colonia suiza, en cuanto a la puesta en valor de las raíces.
Además del nombre, que hace referencia a quienes llegaron a mediados del siglo 19 a esta zona, su logo de etiqueta es el Monumento “El Surco”, que se levanta en la Plaza que tiene por nombre, precisamente, “De los Fundadores”.
HELVECIA conversó con la señora Mabel Muñiz de Costabel, quien nos cuenta que el emprendimiento comenzó “de 0”.
Recuerda que su esposo vino a Uruguay con 18 años, desde Italia, donde nació e hizo sus estudios.
Señaló que cuando partió de Italia, “no sabía que su boleto era solamente de ida y no tenía reversa”.
Sus padres ya se encontraban en Uruguay, por lo que su viaje era de visita temporal.
Tiziano, que vivía en Italia con sus abuelos, incluso tenía allá su trabajo. Acá se encontró con un idioma que no conocía, además de una familia de la que no tenía recuerdos y hermanos que habían nacido en Uruguay.
Los padres eran propietarios de la ex- Granja Los Rumbos (hoy Caldem).
Aquí conoció a Mabel y cuando se casaron, los padres de Tiziano les dieron un terreno para hacer quintas.
“Plantábamos tomates, zapallitos, papas, todo lo que viniera”, dice Mabel, agregando que Tiziano tenía la profesión de mecánico tornero y “no le gustaba el campo”. Así que la familia resuelve vender el terreno donde vivían y el matrimonio Costabel- Muñiz se instala en el local actual, para vender los dulces que se elaboraban en Los Rumbos.


Ese comercio se abrió el 1 de mayo de 1977, “de forma muy precaria y comenzamos la venta de los dulces de mis suegros y algunos quesos que comprábamos en la zona”.
Recuerda Mabel que en ese momento (“plena dictadura”), “los argentinos venían en avalancha, porque el cambio los favorecía mucho”.
También señala que ya en ese momento, los compradores comenzaban a insistir con los alimentos caseros, no industrializados.
Mabel Muñiz es Profesora de Cocina y ante ese reclamo de los clientes, comenzaron a elaborar algunos dulces y mermeladas.
Mabel asegura que “quien probaba los productos caseros, no quería saber nada de los industriales y pedían nuevos sabores”.
Entonces, dice, “como en ese momento no existía Internet, hubo que recurrir a las recetas de la abuela, de la Escuela del Hogar o alguna revista”.
Mabel Muñiz subraya que “Los Fundadores” no produce materia prima, pero la compra, en su totalidad, en la zona.
Llegó el momento en que “nadie quería productos de fábrica, pedía los nuestros”
Señala que “había mucha gente que hacía productos caseros y los vendía así que para hacer la diferencia, teníamos que poner un nombre y registrarlo”. Comenzó entonces la búsqueda de un nombre.
“La idea fue de un sacerdote amigo que en ese momento estaba en la Parroquia de Nueva Helvecia, Juan José Lasa, quien nos dijo “¿y por qué no Los Fundadores?”
Incluso, “sugirió el Monumento de la Plaza para el logo. Todos sabemos que se llama “El Surco”, pero todos le decimos “Los Fundadores”.
“Eso hicimos, y se hicieron los trámites con Bromatología, cada productos se iba registrando y, así, nació Granja “Los Fundadores”.
Esta marca está registrada desde hace unos 15 años.
“Los Fundadores” además de dulces y mermeladas, frutas y verduras en conserva y almíbar en una gran variedad, desde hace un año se sumó la elaboración de dulce de leche.
Hay que señalar que también se ofrecen creaciones propias, que Mabel dice que “nacen de sentarnos con mi esposo en la cocina y probar ingredientes y sabores”.
Cuenta algunos detalles de cómo se llega a un producto nuevo, lo que muestra la creatividad y, sobre todo, el objetivo que es brindar calidad, complaciendo el gusto de los clientes, ofreciendo “recetas de la casa”, además de las tradicionales.
Y Mabel remarca que muchos clientes llegan a “Los Fundadores”, sabiendo que allí está lo que su paladar reclama, “porque ya lo conocen y saben que solamente aquí lo encuentran”.

“Una flor que se abrió en el Uruguay”
Sobre la inserción de Granja “Los Fundadores” en la colonia suiza, lo que se dan y reciben mutuamente, Mabel Muñiz, que nació aquí, se manifiesta “apasionada” por la historia de lo que es hoy Nueva Helvecia, lo que le hace decir que este lugar “es una flor que se abrió en Uruguay”.
Señala que a principios del siglo pasado, los productos de la colonia suiza ya eran conocidos, mencionando al Hotel Suizo, uno de los primeros del país y pionero del turismo, donde se servían comidas con productos tradicionales.
También indicó que el queso “Colonia” tuvo su origen aquí.
“Entonces, el enorgullecernos de esa tradición, más el lugar donde estamos, más el querer hacer nuestros productos lo mejor posible desde el comienzo, nos dio ese valor agregado que pasó a ser parte de la colonia suiza. Nosotros somos parte de esa generación que conoció de nuestros abuelos, esa forma de elaborar cosas artesanales”.
Por eso, “somos parte de ese orgullo helvético. A pesar de que Tiziano es italiano, ama como yo la tradición de nuestros ancestros. A nosotros nos llenó de orgullo ser parte de esas generaciones anteriores que lucharon para tener lo que obtuvieron, que tenían el orgullo de ser inmigrantes, de ser helvéticos y nos dieron a nosotros ese poder de superación, de ir cambiando”.
Señala que hoy, Granja “Los Fundadores” “es muy distinta a la que fue en sus orígenes, en lo edilicio y la decoración. Vista de afuera, nuestra casa es como un chalet suizo o alpino”.
Adentro, la atención al público está a cargo de la propia Mabel y empleadas, luciendo trajes típicos y, en ocasiones, vestidas de blanco o de negro, con los delantales rojos con una edelweiss bordada (flor de las nieves, que crece en la zona alpina y cordilleras europeas y es la flor nacional de Suiza).
Mabel Muñiz asegura que muchas personas que ingresan al local, manifiestan “la sensación de estar en otro país”.

Un ida y vuelta
Mabel, con satisfacción, dice que con la impronta que se le ha dado a Granja “Los Fundadores”, ésta se ha nutrido de las tradiciones de la colonia y le devuelve a la colonia lo que ha recibido para que siga nutriéndose.
“Es un ida y vuelta. El pasado y el presente están en este lugar y la gente lo percibe y lo manifiesta”.
Mabel Muñiz destaca como un objetivo, también, estar al día con los requerimientos del presente y menciona, una importante ampliación, como es la construcción del piso superior que hoy, atravesando una pandemia, permite mayor comodidad y espacio para las personas que circulan por el local, que pueden ingresar sin limitación en número.

En familia
El matrimonio Costabel – Muñiz tiene tres hijos: Alejandro, Fernando y Ana María.
Los tres trabajan en la Granja. Alejandro en sección dulces, Fernando en chocolates y Ana María en logística, promoción y redes sociales.

Dejar huella
Mabel Muñiz define a la Granja “Los Fundadores”, como una empresa que “defiende los valores artesanales” y que en 2022, a 160 años de la fundación de la colonia, por ejemplo, se sigue elaborando en tachos de cobre sobre fuego directo, se sigue envasando con la mano, en vidrio y no en plástico.
Manifiesta que “eso es dejarle algo a la gente que hay una empresa que siguió con las tradiciones y sigue esforzándose para mantenerla. Que no es la elaboración en cadena, que es ese producto pasó por las manos de personas que estuvieron horas desde que se peló la fruta hasta que se envasó y se puso la etiqueta”
Granja “Los Fundadores” está abierta de lunes a lunes, en horario continuo, de 8.30 a 20.
Mabel señala que solamente se cierra en Navidad y Año Nuevo, mediante una disposición de la empresa.
Se desprende, entonces que trabaja todos los demás días del año, incluso feriados señalados a nivel nacional.
Entre risas, al preguntarle HELVECIA por el Día de los Trabajadores, la propietaria recuerda que Granja Los Fundadores nació el 1ro. de mayo de 1978 y, desde entonces, se trabaja también en esa fecha de cada de año.
“Si empezamos a trabajar un 1ero. de mayo…”, expresa y valoramos la lógica de esa actitud, que habla de una línea de coherencia muy respetable.

Por Ida Guigou. – Publicado en la edición papel de HELVECIA, del pasado viernes 11 de marzo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí