En el Km. 117 de la Ruta 1 y frente al predio de la familia Karlen, donde estuvo la primera quesería de la colonia, se encuentra la Boutique de Quesos “Los Criollitos”, un lugar donde el 95 por ciento de los productos que se ofrecen son, artesanales y de la zona. Gran parte de los quesos, dulces, mermeladas, embutidos, son elaborados por mujeres emprendedoras. La propietaria de la Boutique, Susana Guerrero, destaca que, sobre todo quienes vienen en excursión desde Montevideo, lo hacen en busca de productos artesanales. “El montevideano ya no quiere alimentos elaborados en fábricas, busca lo artesanal”, subraya.

Susana Guerrero, propietaria de “Los Criollitos” señala que en el predio que adquirió, se conserva una vieja quesería, con el fogón y algunos utensilios que se utilizaban para la elaboración de quesos.
Entrevistada por HELVECIA, señala que hace unos ocho años comenzó con la venta y distribución de quesos en la zona, con tres locales, uno en Cardona, otro en la planta urbana de Colonia Valdense y el tercero en el Km. 117 de la Ruta 1, en el cual hace cuatro años comenzó la venta al público, en lo que hoy se denomina Boutique de Quesos “Los Criollitos”
Consultada cómo surgió ese giro en el negocio, Susana Guerrero manifiesta que “si bien todo lleva su tiempo y su proceso, si uno quiere algo, puede tenerlo porque querer es poder”.
Después de haber cerrado la tienda y la bicicletería que tenía en Nueva Helvecia, “me fui a construir mi casa y paralelamente hizo el Profesorado de Cocina en la Escuela del Hogar. Tras recibirse, comenzó a elaborar conservas y dulces
También dio clases en Escuelas Rurales, recordando especialmente la de Barker, donde formó un grupo de alumnas que hoy se dedican a la elaboración artesanal de quesos, dulces, embutidos, etc.
Susana Guerrero les compra su mercadería y la vende en “Los Criollitos”.
Orgullosamente dice que se ha formado un grupo de mujeres, muy laboriosas, a las que ella apoya vendiendo sus productos.
Asegura que el 95% de lo que vende en su local, son elaboración artesanal de la zona: quesos, dulces, galletitas, alfajores, licores, vinos, embutidos, huevos, etc. “Todo lo que implica una granja”.
Y subraya: “Esto es lo que viene a buscar la gente de Montevideo, que no quiere más productos elaborados en fábrica, quiere lo artesanal”.

Promoción del Turismo
Susana Guerrero detalla que en el local de la Ruta es donde recibe gente. No solo por el espacio abierto que permite el estacionamiento de autos y ómnibus, sino por las comodidades del edificio, con salones, baños, entradas inclusivas y entorno al aire libre con árboles, plantas y animales, que son un atractivo más, principalmente para los niños.
A “Los Criollitos, que está abierta de lunes a lunes, desde las 8.30 a las 21, llegan particulares y excursiones de todo el país e incluso extranjeros.
Allí no sólo pueden adquirir la gran variedad de productos a la venta, sino también desayunar, almorzar, merendar, en muchos casos, con platos elaborados en el momento.
También hay ocasiones en las cuales se ofrece algún espectáculo artístico a cargo de músicos y cantantes de la zona y ¿por qué no? la posibilidad de bailar, si alguien lo prefiere.
Susana Guerrero reflexiona sobre las ventajas que ofrece el Departamento de Colonia y especialmente su zona Este, con varias localidades que tienen sus propios atractivos.
Asegura que “Colonia es única” y por ello, considera fundamental la promoción del Turismo.
Comenta que ha tenido oportunidad de asistir a reuniones, cursos, talleres, con colegas emprendedores y autoridades departamentales y locales, así como la Agencia de Desarrollo del Este de Colonia.
Destaca que existe conciencia del potencial turístico de la zona y el trabajo conjunto de todos los sectores permitirá el desarrollo que se merece.
Señaló que en su caso, hacía poco que se había instalado en el local de la Ruta cuando comenzó la pandemia y “hubo que plantearse si ponerse a llorar o seguir adelante”.
No hubo dudas en la opción a tomar y allí se inició la adecuación del edificio para que luzca como se ve ahora, con las mejoras ya señaladas, que le permiten ofrecer un servicio que está siendo muy aceptado, valorado y difundido por quienes lo visitan.
La mayoría del personal que la acompaña es de la zona que, periódicamente, recibe asesoramiento y capacitación para el mejor desempeño de su tarea.
Los clientes y visitantes son recibidos con trajes típicos en todos los empleados y por la propia Susana, que acompaña y brinda información sobre la zona y los productos que ofrece.
Además, asegura que quienes están finalizando un día de excursión en “Los Criollitos”, deben terminarlo de la mejor manera y volver a sus hogares, contentos y satisfechos.
Por eso, insiste en que la oferta de “Los Criollitos” no se agota en los productos en los estantes, sino en las alternativas de entretenimiento, conocimiento, diversión que se les ofrece.
En el trato cálido que trasciende la sola transacción económica del momento, porque se trata de “dejar una huella amable en una persona que, tal vez, en su vida privada no está pasando un buen momento, o está cansado o triste o preocupado”.
Y con humor, resume con una frase ocurrente, pero de profunda sensibilidad y sentido: “se trata de ponerle una cara al queso”.

Nota publicada en nuestra edición papel, del pasado 20 de mayo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí