En una memorable jornada del más típico fútbol del interior, el pasado domingo se definió el Campeonato de Selecciones del Interior, en un colmado estadio “Juan A. Lavalleja” de Minas.
Un partido histórico, que tuvo todos los ingredientes para una final de alta emotividad y desenlace cerrado hasta el último segundo.
En esa jornada inolvidable, tuvo un papel protagónico el guardameta neohelvético Gonzalo Ruiz Bonsignore, que agregó otro título del Interior a su extraordinario currículo de futbolista.
Gonzalo ya había sido preponderante para que San José llegara a la final, con el penal atajado en las semifinales ante Canelones, volcando la definición a favor de los maragatos en esa instancia crucial.

EL QUE NO LO VIO, SE LO PERDIÓ
En el partido de ida, Lavalleja había conseguido una victoria trascendente como visitante en el “Casto Martínez Laguarda”, con un gol de Berruetta en los descuentos. Después el autor del gol, de 40 años, agredió al árbitro aplicándole una llave al cuello y quedó al margen de la revancha.
(Le dieron 6 partidos, cuando la duda que podíamos tener era si le correspondían 3 o 5 años de sanción. No sé qué entiende el Tribunal de Penas por agresión…)
Así llegaron a la revancha en Minas, con un estadio preparado para la consagración de Lavalleja, que venía en una excelente campaña.
Pero antes de los 4’, un corner de la derecha permitió cabezazo del volante Daniel Martínez (gran figura), que puso el 1 a 0. Lavalleja salió furiosamente a buscar el empate que le daba el título y Gonzalo Ruiz se exigió al máximo para tapar un mano a mano ante Espinosa tras notable pase de taco de Jonathan Pérez; y ante remate del propio Pérez desde fuera del área.
Después vino un innecesario penal del capitán Rebollo contra Espinosa, que el propio delantero transformó en el empate.
Mientras se preparaba la ejecución, una agresión mutua de Capricho (Lavalleja) y Torres (San José), dejó a ambos con 10.
El complemento se jugó con dientes apretados y mucha fricción, pero tuvo escasas acciones de riesgo. Hasta que una genial definición del recién ingresado Alejandro Gil, en remate en caída por encima del portero Hernández, puso en ventaja a San José.
Sobre el final se hace expulsar tontamente Alexis Acosta que había entrado pocos minutos antes y se llega a la prórroga, que tenía carácter de finalísima, jugando San José con 9 y Lavalleja con 10.
En el alargue, dos nuevas expulsiones, que dejan a San José con 8 y al local con 9. Lavalleja presionó con escasa puntería; y San José llegó en una jugada aislada, con remate de Daniel Martínez que le quemó las manos a Hernández; y un contragolpe de Vico que no culminaron bien.
Así se llegó a los penales. Gonzalo Ruiz atajó el primero de Jónathan Pérez, a media altura a la izquierda. Luego fueron todos convertidos por ambos equipos. Hasta que se llegó al último a cargo del guardameta minuano Gastón “Conejo” Hernández, El disparo a media altura contra el caño izquierdo, fue adivinado por Ruiz, pero pareció que se pasaba en su salto. Entonces se arqueó en el aire, manoteó con la derecha, la desvió para que diera en el horizontal y quedó decretado el triunfo maragato y su consagración como el mejor del Interior.
R.L.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí