Croacia “nos robó” (legítimamente, con un gran esfuerzo) la gran final anticipada entre Brasil y Argentina. Después de eliminar por penales a los norteños, planteó un partido para contener a Argentina y cumplió en forma excelente esa parte del libreto. Pero no se podía jugar 120 minutos aguantando, haciendo correr la pelota y esperando la definición por penales. Y Croacia no tuvo otro libreto. Así que cuando Argentina se puso en ventaja, la suerte quedó echada.

UN PARTIDO HASTA EL GOL
Argentina respetó mucho a Croacia. Puso un esquema más conservador, con cuatro zagueros, cuatro volantes poblando el mediocampo; Messi jugando de Messi (libre por todo el frente de ataque y tirándose atrás para conducir el juego); y Julián Álvarez como único delantero.
Croacia tiene una defensa firme, en la que sobresalen Dejan Lovren y Josko Gvardiol; y tres volantes excelentes, que hacen una de las mejores líneas medias del mundial con Luka Modric (el mejor), Marcelo Brozovic y Mateo Kovacic. Su talón de Aquiles es el ataque, donde su deficiencia fue manifiesta. Llegó a la semifinal con una sola victoria en tiempo reglamentario y en su única actuación contundente: ante Canadá, al que venció 4 a 1. Tuvo dos empates 0 a 0 ante Marruecos; y dos empates 1 a 1, ante Japón y Brasil, con goles en jugadas aisladas de contragolpe y partidos que se definieron favorablemente para los croatas en las tandas de penales.
Croacia controló a Argentina manejando la pelota, jugándola con paciencia para atrás y los costados, para que no gravitaran los mejores jugadores del adversario. Pero bastó que Enzo Fernández metiera un pase profundo para Álvarez, para romper el cerco y provocar el penal de Livakovic cuando lo superaba con un toque hacia la valla y para que el sistema croata se desmoronara. El remate de Messi con tremenda decisión y fuerza, abrió el partido. Y exactamente 5 minutos después, Messi tocó en su campo para Álvarez en veloz contragolpe, escapó de frente a dos defensas, ligó en los rebotes que le permitieron seguir con el control de la pelota, y definió ante la salida del portero.
2 a 0 y aroma de partido liquidado, aunque el fantasma de lo sucedido ante Países Bajos no permitía que la hinchada argentina se desatara plenamente.

LA MEJOR ARGENTINA
Ante una Croacia desesperada, que veía muy lejos la valla rival y sabía que era muy difícil que convirtiera dos goles, Argentina mantuvo la concentración. Un equipo aplicado, intenso, solidario, con todos corriendo, marcando, presionando y que una vez obtenida la pelota, la administraron con buena técnica y precisión.
Croacia peleando con sus limitaciones ofensivas, hizo un gran esfuerzo estéril. Hasta que Messi, en una jugada genial, por derecha, humilló con su habilidad a uno de los mejores zagueros del Mundial (Gvardiol). Escapó sobre la línea del fondo y mandó el pase atrás rastrero para la entrada de Julián Álvarez, que liquidó definitivamente el partido con remate bajo a la izquierda.
Croacia con gran vergüenza deportiva peleó hasta el final, constituyéndose en un digno rival, pero fueron muy escasas sus oportunidades de descontar. Debieron salir agotados Modric y Brozovic, y Argentina no tuvo más que dejar correr el reloj, cuidar los físicos y hasta intentar algún contragolpe para aumentar la ventaja.
Gran partido de Argentina, que ahora esperará al otro finalista, que surgirá de Francia – Marruecos para dirimir el título mundial el domingo a la hora 12.00

LOS DETALLES: ARGENTINA 3 – CROACIA 0. Estadio: “Lusail Iconic” (Lusail – Qatar). ARBITRO: Daniele Orsato (Italia).
ARGENTINA: Emiliano Martínez; Nahuel Molina (86’ Juan Foyth), Cristian Romero, Nicolás Otamendi y Nicolás Tagliafico; Rodrigo de Paul (74’ Exequiel Palacios), Leandro Paredes (61’ Lisandro Martínez), Enzo Fernández y Alexis Mac Allister (86’ Ángel Correa); Lionel Messi; Julián Álvarez (74’ Paulo Dybala). D. T. Lionel Scaloni.
CROACIA: Dominik Livakovic; Josip Juranovic, Dejan Lovren, Josko Gvardiol y Borna Sosa (46’ Mislav Orsic); Luka Modric (81’ Lovro Majer), Marcelo Brozovic (50’ Bruno Petkovic) y Mateo Kovacic; Mario Pasalic (46’ Nikola Vlasic), Andrej Krameric (72’ Marko Livaja) e Iván Perisic. D. T. Zlatko Dalic.
GOLES: 1er. Tpo. = 33’ 27” l. Messi (A) de penal; 38’ 27” J. Álvarez (A)
2do. Tpo. = 23’ 49” J. Álvarez (A)
AMONESTADOS: 32’ M. Kovacic (C); 32’ D. Livakovic (C); 68’ C, Romero (A); 71’ N. Otamendi (A)
NOTA: Al ingresar Orsic pasó a jugar como atacante por izquierda y se replegó a marcar la punta Perisic. Cuando entró Perkovic, se sumó al ataque y Croacia quedó con dos volantes (Modric y Kovacic).
Cuando ingresó Lisandro Martínez se sumó a la zaga y Argentina quedó con tres volantes.

raddyleizagoyen@gmail.com – Whatsapp 098 358 507


DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí