En una de las finales más emotivas de la historia, Argentina logró el ansiado título mundial que cierra una increíble campaña de Lionel Messi con su selección, en una historia cargada de frustraciones e injusticias. Argentina fue netamente superior durante 80 minutos y se le complicó Increíblemente un partido que tenía ganado y que tuvo que finalizar conquistando recién en los penales.

UNA ARGENTINA ARROLLADORA
Es muy difícil sorprender en el fútbol actual. Mucho más en un Mundial. Pero Scaloni lo hizo, al anunciar un 4-4-1-1, con 4 en el fondo, supuestamente Di María, de Paul, Fernández y Mac Allister por el medio; Messi “de Messi” suelto por delante; y Julián Álvarez como único atacante. Pero en realidad apareció con un 4-3-1-2. Porque Di María fue delantero neto y sorpresivamente por izquierda, quizás para que no se desgastara marcando a Mbappé; o para que se volcara el juego por el sector opuesto al astro francés. Lo cierto es que el planteo desconcertó a Francia y a partir de los piques del “Fideo”, sus gambetas y desbordes, Francia se descontroló y fue una sombra del equipo “bleu” que veníamos viendo.
Desde el primer minuto hubo un solo equipo en la cancha. Argentina controló la pelota, atacó al rival, buscó la valla y cortó todos los tibios intentos de Francia de salir jugando, lo que provocó permanentes imprecisiones y pérdidas de pelota.
Un penalito de Dembelé –de paupérrima actuación– sobre Di María, permitió la esperada apertura. Y diez minutos más tarde, una extraordinaria jugada ofensiva culminó con el segundo gol: Messi a de Paul, este al medio para la entrada de Mac Allister, la cruza por bajo a la izquierda y Di María la coloca abajo a la izquierda contra el caño.
2 a 0 y partido que empezaba a definirse.

APARECE MBAPPÉ
Cuando en el entretiempo escuché Radio Nacional de Argentina, en la que relata Víctor Hugo y me enteré que el primer gol de Messi había sido en el mismo minuto que el primer gol del “Tata” Brown en la final de 1986 contra Alemania en México (minuto 23), me corrió como un “fríor”, como decía un amigo. ¿No se repetiría la remontada del rival, como cuando Alemania le empató en 7 minutos en el último cuarto de hora?
El complemento no cambió. Deschamps ya había hecho dos cambios antes de terminar el primer tiempo (insólito en él), pero pese a que los ingresados Kolo Muaní y Thuram pusieron al menos más temple en un equipo que estaba muerto.
Argentina siguió siendo el dueño absoluto del partido por otros 35 minutos, con pasajes de fútbol brillante. Di María, Messi, de Paul, Mac Allister y Enzo Fernández llegaron varias veces con posibilidades. Un gol más era lapidario.
Recién a los 25’, apareció Mbappé con una diagonal de izquierda al medio y remató alto tras roce en Otamendi.
Scaloni sacó a Di María, posiblemente agotado, porque venía con problemas y entrenando diferenciado, para dar ingreso a Acuña, que sonaba como titular. Era sacar a un delantero para poner un carrilero, pensando en cerrar el partido. Por su parte, Deschamps sacó a Hernández y Griezmann de muy pobre actuación ambos, para dar entrada a Camavinga y Coman, que mejoraron notoriamente el rendimiento del equipo.
Hasta que la historia empezó a cambiar con un pique de Kolo Muaní por el medio y otro “penalito”, esta vez de Otamendi. Mbappé no perdonó y puso el descuento.
Un minuto y medio más tarde, cuando Argentina no terminaba de replantearse el partido, Messi (las ironías de la vida) pierde una pelota en la mitad de la cancha, arranca el contragolpe de Francia, una pared genial entre Thuram y Mbappé y el notable goleador con impresionante remate cruzado la pone contra el caño izquierdo. En el minuto 48’ salva “Dibu” Martínez ante Rabiot; y en el minuto 52, sobre el cierre del partido, un balazo frontal de Messi lo sacó Llorís por encima del horizontal.
Y al alargue.

EMOCIONES A RAUDALES
Montiel sustituyó a Molina para intensificar el ataque por derecha con de Paul. Argentina, pese a las circunstancias, estaba lejos de sentirse quebrado. Siguió teniendo el protagonismo del partido, pero ahora ante una Francia crecida. Entró Lautaro Martínez por Julián Álvarez de gran desgaste y en los descuentos tuvo el gol, pero su remate se fue contra el caño derecho tras gran pase de Acuña.
Este no era un alargue como suelen ser, con equipos esperando los penales, temerosos, avaros. Argentina salió con todo en el complemento. Llorís salvo contra el caño izquierdo remate bajo de Messi a los 2 minutos, Y un minuto después, pase profundo a L. Martínez, balazo por derecha que sacude a Llorís y Messi por el medio, la cachetea de derecha y la pelota supera la línea. Un gol sufrido, indigno del partidazo que vivíamos.
Entré Germán Pezzella para sumarse a la zaga y ahora sí cerrar el partido. Pero Pezzella parece ser medio mufa. Contra Países Bajos fue el que cometió la falta que terminó con el empate sobre la hora. Esta vez, apenas ingresó, un ataque de Francia, terminó con remate del borde del área que le da en el codo a Montiel que había quedado de espaldas al delantero. De esos penales injustos que determina la nueva interpretación del reglamento y las recomendaciones arbitrales. Penal y otra vez Mbappé para convertir el empate definitivo.
Todavía quedaban más incidencias antes de los penales. A los 15 del complemento del alargue, centro de Mbappé de la izquierda y Kolo Muaní no alcanza a cabecear por centímetros. A los 17, entra solo Kolo Muaní y salva milagroso Martínez con un pie. Y en la réplica, a los 18’, contragolpe argentino, centro de Montiel y Lautaro cabecea afuera contra el caño izquierdo.
3 a 3 y a los penales con varios infartados en las tribunas y ante los televisores.

FIN DE LA HISTORIA
Las máximas estrellas con la responsabilidad del primer remate: Mbappé y Messi fueron implacables.
Después vino Coman, y su disparo bajo a la derecha, lo tapó notable “Dibu”. Dybala que había entrado en el minuto 120 para esto, remató de zurda rastrero al medio, mientras Llorís volaba al caño izquierdo.
Vendría la incidencia capital de la definición: Tchouamení remató de derecha, la cruzó abajo a la derecha y se le fue afuera. Mientras que Paredes, que había sustituido a un agota de Paul de gran partido, superó la gran responsabilidad con remate bajo a la derecha, al que no llegó Llorís.
Ahora sí parecía que el título estaba al alcance de la mano: dos goles de ventaja con dos remates pendientes para cada uno.
Y pese a que Kolo Muaní cumplió al convertir su penal con remate fuerte, alto y al medio, mientras Martínez volaba a la izquierda; y el remate de Montiel, en revancha por la mano que le había costado ir a esa definición, fue inatajable bajo a la derecha, mientras Llorís se arrojaba al otro caño.
Título para Argentina. Absoluta justicia. Lo que hicieron Mbappé y los suyos después de los 35 del complemento, nos hace olvidar el triste papel de Francia que no estuvo a la altura de una final. El partido pudo terminar 4 a 0 y lo de Francia habría sido vergonzoso. El penal en una jugada aislada y la figura de ese monstruo que es Mbappé, cambiaron el final, pusieron una cuota impresionante de emoción y casi concretan una injusticia mayúscula.
Gran partido de Emiliano Martínez, de Rodrigo de Paul, de Alex Mac Allister, de Julián Álvarez; y sobre todo, de Ángel Di María y Lionel Messi.
Para Messi, un gran final en una historia que tuvo momentos muy amargos, que hasta lo llevaron a renunciar a la selección. Hoy está en la gloria, como Campeón de América y del Mundo, ganándose la adoración de la hinchada y el reconocimiento indiscutible de los periodistas, incluidos aquellos que lo denostaban en otros tiempos.

LOS DETALLES: ARGENTINA 2 – FRANCIA 2. Alargue: 3 – 3. Por penales: Argentina 4 – Francia 2. Estadio: “Lusail Iconic” (Lusail – Qatar). ARBITRO: Simon Marciniak (Polonia)
ARGENTINA: Emiliano Martínez; Nahuel Molina (91’ Gonzalo Montiel), Cristian Romero, Nicolás Otamendi y Nicolás Tagliafico (120’ Paulo Dybala); Rodrigo de Paul (102’ Leandro Paredes), Enzo Fernández y Alexis Mac Allister (115’ Germán Pezzella); Lionel Messi; Julián Álvarez (102’ Lautaro Martínez) y Ángel Di María (64’ Marcos Acuña). D. T. Lionel Scaloni.
FRANCIA: Hugo Llorís; Jules Koundé (120’ Axel Disasí), Raphael Varane (113’ Ibrahima Konaté, Dayot Upamecano y Theo Hernández (71’ Eduardo Camavinga); Aurelien Tchouamení y Adrien Rabiot (95’ Youssouf Fofaná); Ousmane Dembelé (41’ Randal Kolo Muaní), Antoine Griezmann (Kingsley Coman) y Killyan Mbappé; Olivier Giroud (41’ Marcus Thuram). D. T. Didier Deschamps.
Nota: Francia hizo 7 cambios. Los 5 durante los 90’ más uno en el alargue más otro por el traumatismo de cráneo sufrido por Rabat.
GOLES: 1er. Tpo. = 22’ 23” L. Messi (A) de penal; 35’ 25” A. Di María (A)
2do. Tpo. = 34’ 26” K. Mbappé (F) de penal; 36’ 00” K. Mbappé (F)
2do. Tpo. Alargue = 3’ 02” L. Messi (A); 12’ 05” K. Mbappé (F) de penal.
PENALES: Para Argentina convirtieron Messi, Dybala, Paredes y Montiel. Para Francia convirtieron Mbappé y Kolo Muani. El de Coman fue atajado y el de Tchouamení se fue afuera.

AMONESTADOS: 45’ + 7’ E. Fernández (A); 55’ A. Rabiot; 87’ M. Thuram (F); 90’ + 7’ M. Acuña (A); 95’ O. Giroud (F) en el banco de suplentes; 112’ G. Montiel (A); 114’ L. Paredes (A). Durante la ejecución de penales: E. Martínez (A)

R. Leizagoyen
raddyleizagoyen@gmail.com
Whatsapp 098 358 507
diciembre/2022

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí