Si no fuera por la iniciativa puramente privada, sea esta de empresarios o de organizaciones sociales sin fines de lucro, en nuestro Departamento existiría casi nula actividad recreativa o cultural para colmar las expectativas de las decenas de miles que visitan o viven en uno de los lugares más lindos del país, y del mundo, especialmente en temporada.
Esta situación pone de manifiesto una notoria ausencia de planificación, y también de creatividad, lo que sumado a la histórica tendencia de la comuna coloniense en no invertir recursos más allá de lo básico, termina desaprovechando una enorme estructura municipal que puesta enteramente al servicio de la gente sería fuera de serie.
La hasta ahora sub-utilización de la magnífica y reconstruida Plaza de Toros; las idas y venidas con el tema de los guarda-vidas o con el icónico desfile de llamadas en Colonia del Sacramento que en justa medida y finalmente se llevará a cabo; la escasa asistencia a los productores rurales frente al terrible flagelo de la sequía; así como la escasez de actividades en una temporada que pinta – en principio y parcialmente – positiva, demuestran un deterioro en la gestión departamental que nos termina perjudicando más allá de las afinidades políticas.
Cualquier lector afín al Intendente Moreira podría pensar que se encuentra con la opinión de un opositor político que en el juego democrático no hace más que criticar para obtener un rédito electoral. Pues créase o no, nada más alejado de la realidad, porque además de intentar ser prudente y respetuoso en mis expresiones, considero que otras Intendencias inclusive del Partido Nacional han sabido encarar los desafíos con mayor compromiso y apertura. Y estoy totalmente abierto a debatir ideas!
Es más, esto no implica por ejemplo, ignorar los esfuerzos que se han hecho por mejorar la afluencia de turistas, principalmente extranjeros, ni desconocer algunas apuestas en tal dirección, como la presencia institucional en las ferias internacionales de turismo más importantes de Argentina o Brasil (¿Y en Madrid?). Tampoco supone evitar reconocer loables actitudes de la Intendencia como las medidas puntuales en la defensa de los accesos a Puerto Platero o la medida cautelar “non edificandi” en la zona de Colonia Cosmopolita, intentando preservar la hermosa faja costera.
Sin embargo, la ecuación resulta altamente insuficiente en un pueblo tan rico y diverso como el coloniense, que además de provocar con su esfuerzo arcas públicas económicamente potentes, merece un viraje que transforme tremendo caudal de talento en el mejor Departamento del país, como le gusta decir al Intendente. Para eso se puede, y debe rendir mucho más.
Y en la actual coyuntura, no deben quedarse afuera del debate los Municipios, ni hacerse los distraídos, que tienen mucho para hacer y crear en sus respectivas jurisdicciones, además de los hermosos árboles de navidad.

Columna de Opinión del Dr. José Manuel Arenas Díaz
Edil Departamental del Frente Amplio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí