“Siempre tan presente que la piel se arruga, el pelo se vuelve blanco, los dias se convierten en años… Pero lo importante no cambia, tu fuerza y tu convicción no tiene edad. Tu espíritu es el plumero de cualquier telaraña.
Detras de cada linea de llegada, hay una de partida. Mientras estes viva, sientete viva. Si extrañas lo que hacias, vuelve a hacerlo.
No vivas de fotos amarillas…Sigue aunque todos esperen que abandones. No dejes que se oxide el hierro que hay en ti.
Haz que en vez de lastima. Te tengan respeto y cuando por los años no puedas correr, entonces trota y cuando ya no puedas trotar, entonces camina y cuando ya no puedas caminar sola, apoyate en un bastón, pero nunca te detengas”
; con estas emotivas palabras abría el acto protocolar la profesora Estela Martinez Cozza, maestra de ceremonia del evento realizado en la nochecita de ayer en el Museo de la Liga Helvetica de Football, en el marco del Dïa Internacional de la Mujer y ante más de 100 personas que acompañaron a las homenajeadas Magdalena Callero, Elisa Galvan Gabriel y Joanna García Renkel.

En parte de su alocución Martinez Cozza expresó la importancia de este 8 de marzo para la sociedad toda: “Estamos construyendo una sociedad de mujeres empoderadas con su rol, madres, esposas, tías, hermanas, pero desafiantes, fuertes, luchadoras, perseverantes y orgullosas de lo que hacemos. Hoy el deporte nos convoca, nos demuestra una vez mas que las mujeres podemos lograr grandes hazañas, que tenemos proyectos, metas a cumplir, repletas de fortalezas que nos ayudan a continuar y lograr todo lo que nos proponemos. Fortalezas como una familia presente, que sostiene, que apoya, que da para delante y acompaña en todas las locuras.”

Luego se entregaron los reconocimientos, realizando un destacado repaso de vida de cada una de las homenajeadas:

Ronald Manzolido, en nombre de la Comisión del Museo agradeció a todos por su presencia y leyó una carta escrita por Celsi Chambón, nuera de Magdalena Callero la primera homenajeada de la noche: “Nacida y criada en la zona de Pantanoso es Magdalena, la cuarta hija de un total de 10 hermanos que desde muy chicos sintieron la pérdida de su madre. Haciéndose cargo de los quehaceres de la casa y el trabajo del campo junto a su padre; desde ese entonces la escuelita N° 54 fue su segunda casa. Aunque ya no es aquella pequeña que descalza llegaba con sus zapatillas debajo de sus brazos para no ensuciar y estar impecable en clases, para aprender y jugar. Sigue siendo para ella un templo al que todos debemos ayudar, es la que recibe con cariño a las nuevas maestras, colabora si falta algo para el almuerzo, con la limpieza del patio, la huerta, la cocina, siempre está porque dicho por ella #la escuela es de todos”. Se casó a los 18 años con José Humberto Viera, vecino de la zona, fue tambera, quesera siendo sus queso matricula M10 reconocidos por su sabor, calidad y prolijidad.

Madre de cinco hijos aprendió corte y confección de adulta, en la escuela del Hogar de Cufré, donde concurría con un charré tirado por su yegua Estrella. Fue muchos años catequista de todos los niños de la ona que querían prepararse para la comunión, también la impulsó la recuperación de un oratorio en la zona del Club. Con su esposo y varios vecinos fueron pioneros en la formación de un Club de fútbol, donde en aquellos años era inusual la participación de la mujer; es hoy ese club, el club Racing su razón de ser, siendo la primera que llega y la última en irse, preocupada por sus muchachos los jugadores; las camisetas limpias, ordenadas cada una con su pantalón, sus medias y la bolsita con número correspondiente. Los jueves que no falte la cena desdepués de la práctica, es bueno que se regresen cenados con una comida calentita, esto se agradece en sus riucos guisos o moñas con tucos con un “gracias abuela”. La que cuida los árbolitos y pasa matayuyo, la que recibe a la gente, la que encuentra la solución a algún problema, la que está para un consejo o simplemente para escuchar. Ojalá hubiera muchas como Magdalena, una generación que supo de mucho trabajo, carencias, sacrificios pero con aamor, con dedicación, con objetivos y metas claras, desafíos que parecían inalcanzables hoy que todos lo disfrutamos, gracias abuela!”

ELISA GALVAN GABRIEL, 45 años, madre de Matilde, Paulina, Piero, y Patricio,recorriendo juntos el camino de la vida con Gino,con la presencia y el apoyo incondiconal de Lydia, su mamá, que siempre acompaña en cada desafío que ella se propone, porque todos confían y alientan a elisa, empujando en la partida y esperando en la llegada.
Su primer carrera fue los 8 km de la sociedad de fomento ya hace unos años atrás,participando de la correcaminata de Artesano y de ahí pasó directo a las Combo 10K, sin dudar que era su meta, porque como dice Elisa “la cabeza es tu propio límite”.
Participando de diferentes trail en Minas Campanero y Tierra Bilu, manifiesta que su proximo gran paso sería el Cruce Columbia que no solo los hizo una vez, lo vivió,lo disfrutó, sino que le quedó sabor a poco y lo volvió a intentar cruzando la cordillera nuevamente.
No alcanzaba con correr, sumó bici, sumó nado, y nuevos desafíos fueron encontrando a Elisa, empoderandose cada vez más, llena de energía comienza travesías a nado en aguas abiertas, debutando en Los Titanes como primer experiencia, luego en playa Malvín, dos veces Desafio del Sauce en Juan Lacaze, cruce de la Bahía en Colonia, pero como Elisa se caracteriza por no parar, por querer mas, por decir yo puedo, se planteó una nueva meta: el triatlón y fue por ese objetivo, y luego de triatlones de distancias cortas,logrando competir en Iroman, según ella con poco entrenamiento pero mucha cabeza.
Acompañada de grandes entrenadores, como Oscar Lemes y Abayuba se fue preparando para las diferentes competencias, participante activa de Nueva Helvecia Corre, lo que suma a sus diferentes entrenamientos.

JOANNA GARCÍA RENKEL: Joanna García Renkel, 40 años, madre de Mateo y de Enzo, compañera de ruta desde hace 20 años de Pablo. Hace 10 años comienza con esta pasión sabiendo que en el trayecto debia renunciar a habitos como el cigarrillo, y paso a paso en un proceso inteso comenzo a tomar el gusto a lo que hoy es una de sus pasiones.
Comenzó con largas caminatas, acompañadas de algún trote -no fue fácil, Joanna fumaba 2 cajas de cigarros por día-. Pero tomó la decisión de cortar abruptamente con ese vicio y lo cambio por otro un poquito más sano, el deporte. A partir de ese día ha superado todos los obstáculos que se le han puesto en el camino, trails, medias maratones, 5, 10k, el Cruce de los Andes junto a su amiga Elisa, entrenadas por el “pelado” Oscar Lemes, aprendió a nadar y volvió a andar en bicicleta…
Joanna es una mujer que siempre tiene una meta por cumplir, ya no se puede quedar quieta, hoy entrena a varios grupos en Valdense y Nueva Helvecia.
Su familia resalta la disciplina y la constancia en todo lo que hace, cómo también el no dar nunca el brazo a torcer, el querer continuar siempre…. Y si el camino tiene mil obstáculos será otro desafío que intentará sortear una y otra y otra ….y otra vez…..
Ejemplo como tantas, tenaz y perseverante, buena gente, solidaria y empatica, transita por este nuevo vicio que la hace encontrar consigo misma, disfrutando cada meta para proponerse la proxima.
Seguramente la fuerza, el entusismo, y la perseverancia, no serían lo mismo sin la presencia de Mateo, Enzo y Pablo, el resto de la familia y los amigos que aplaudimos a diario sus logros.”

La jornada culminó con las homenajedas, Comisión del Museo y familiares posando para las notas gráficas, en una jornada inolvidable para todos los presentes, realizando un agradecimiento final para “el Municipio de Nueva Helvecia, Club Racing de Pantanoso, Garden Club Edelweis, prensa, a las homenajeadas, familiares, amigos y todo el publico presente, William Rodriguez, Fernando Morales por su apoyo constante e incondicional y a todos aquellos que se acercaron hoy para hacerse presente en este pequeño gran homenaje”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí