Barbie y Oppenheimer pintaban para ser dos películas más del año pasado, importantes, sí, pero nada como lo que resultó ser Barbenheimer, como se le llamó popularmente al fenómeno que generaron, y que acabó siendo el evento cinematográfico del 2023.
Todo comenzó con lo que muchos creímos un error de marketing de al menos uno de los dos estudios detrás de las películas: ser estrenadas ambas el mismo día, el 21 de julio. Pero quienes pensamos que se trataba de una mala decisión no pudimos estar más equivocados. La explicación detrás del fenómeno está, como siempre por estos días, en internet, con lo que empezó siendo un meme, un chiste. Pero poco a poco el llamado Barbenheimer comenzó a ganar peso, hasta llegar a ser reconocido y utilizado por los actores y responsables de las dos cintas para promocionarlas. Finalmente, miles y miles de personas alrededor del mundo, entre los que me cuento, se organizaron aquel viernes de julio, o los días subsiguientes, para ver ambas películas en función doble, con un resultado inmejorable para los estudios: Barbie fue la película más taquillera del año y Oppenheimer ocupó el tercer puesto.
Y aunque sabemos que todo empezó como un chiste, ¿dónde estaba la gracia? No es la primera vez que dos películas eran estrenadas el mismo día, pero algo así nunca había pasado. En mi opinión, la ironía más grande se hallaba en asociar dos películas tan opuestas en un mismo concepto, sumado al efecto de bola de nieve que generan las redes sociales. Barbie es una comedia fantástica dirigida por Greta Gerwig (Lady Bird, Mujercitas), que narra la vida de la muñeca del mismo nombre en Barbieland, donde habita junto a diferentes versiones de Barbies y Kens. Por otro lado, tenemos a Oppenheimer de Christopher Nolan (Interestelar, Batman: el caballero de la noche), que durante tres horas de metraje cuenta la historia del creador de la bomba atómica: J. Robert Oppenheimer. El 21 de julio se encontrarían en los cines de todo el mundo la fantasía y el suspenso, las risas y la intriga, el rosa y el negro. Dos películas sin puntos en común, o al menos eso parecía.
Pero la razón de que considere pertinente hablar hoy, más de medio año después de su estreno, sobre estas dos películas, es que han sido de las más nominadas y galardonadas en la actual temporada de premios. Para los Premios Oscar, Oppenheimer recibió trece nominaciones, y Barbie ocho. Más de siete meses después, el 10 de marzo, habrá un nuevo Barbenheimer cuando ambas cintas se enfrenten en varias categorías, como guion, actriz y actor secundario y mejor película.
Pero más allá del ruido que generaron, ¿vale la pena verlas? Ya es un secreto a voces que los Oscar no premian a las mejores, sino a las mejor publicitadas y con más trascendencia. Por eso, ni todas las buenas películas están en los Oscar, ni todas las películas de los Oscar son buenas. De todas formas, debo decir que tanto Barbie como Oppenheimer me gustaron.
Quizás sea Barbie la que más sorpresa cause al espectador, pues ciertamente no es una película infantil. Detrás del rosa, los brillos, y el asombroso diseño de producción de la cinta, se esconde una valiente crítica social, que usó como plataforma a un juguete que durante décadas ha representado la perfección femenina, para dar un mensaje de aceptación y amor propio que fue visto por millones de niños y jóvenes alrededor del mundo. Claro está que, habiendo sido la película más taquillera del año y con su fachada tan inocente, no fueron pocos los que se decepcionaron al encontrarse con algo más que una simple película de Barbie. Aunque debo decir que es cierto que a veces se estanca mucho sobreexplicando su mensaje, que no logra cerrar acertadamente todas las tramas y que su humor no es para todos los públicos y puede agotar, creo que el balance final es positivo.

Oppenheimer es, por otro lado, una película mucho más pesada, monumental diría, y no como algo negativo. Hablo obviamente de su duración, pero también de la gran carga conceptual que contiene. Es una película donde siempre hay más de una cosa pasando a la vez, que va adelante y atrás en el tiempo, y en la que es necesario recordar infinidad de nombres y rostros de personajes que entran y salen de escena sin parar. Todo eso sumado a que la historia sucede en un contexto histórico muy específico, con influencia de muchos aspectos sociopolíticos entremezclados que el espectador no tiene por qué conocer de antemano. Sin embargo, y no a pesar sino gracias a todo esto, Oppenheimer acaba siendo sin duda una de las mejores películas del 2023. Claro que también influye que visualmente sea impecable, que la banda sonora sea increíble, y que su reparto, repleto de estrellas, ofrezca interpretaciones que van desde lo muy bueno hasta lo magistral, como es el caso de Emily Blunt, Robert Downey Jr., y Cillian Murphy, grandes candidatos a llevarse el Oscar en sus respectivas categorías.
Vi ambas en el día de su estreno y volví a verlas para escribir este artículo, y debo decir que el revisionado cambió un poco mi opinión sobre ambas. Siento que Barbie, pasada la novedad inicial de no saber qué tiene para ofrecer, pierde un poco su gracia. Repito que lo que se hizo con la película me parece una buena idea, pero la ejecución no es la mejor, siendo la conclusión quizás su mayor defecto. Oppenheimer, por otro lado, te arroja a la cara tanta información que procesar, que un segundo visionado en el que solo sentarse a admirarla sabiendo lo que pasa me hizo disfrutarla aún más.

En conclusión, Barbenheimer representó un éxito para ambas películas. De no haber existido este fenómeno, una película del estilo de Oppenheimer nunca habría recaudado casi mil millones de dólares. Sin la asociación con una película tan “prestigiosa” y de autor como Oppenheimer, Barbie no estaría haciendo tanto ruido en la temporada de premios. Pero esta fue la forma en la que se dieron los hechos y ambas deben estar agradecidas, así como los amantes del cine debemos agradecer que las salas de todo el mundo se hayan llenado para ver dos películas buenas, originales y con grandes historias que contar.

santiago.perera165@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí