Según KPMG, en su estudio reciente “Transición energética en América del Sur. Las energías renovables como vehículo para lograr el cambio”, la región se perfila como líder en la transición hacia la energía sostenible, con una participación de más del 30% en la matriz de energía primaria y aproximadamente del 70% en la matriz de generación eléctrica. Además, en países como Paraguay, Brasil, Uruguay y Colombia, las fuentes renovables ya contribuyen en la actualidad con la mayor parte de la capacidad de generación eléctrica instalada.
La investigación, basada principalmente en datos del Instituto de Energía y la Agencia Internacional de Energía para el período de 2010 a 2022, indicó que la generación de energía renovable creció en la región en un 4%, 6% y 9% en los años 2020, 2021 y 2022, respectivamente, totalizando un aumento del 20% acumulado (de 220 millones a 265 millones de kW) en ese mismo período.
La transición energética en América del Sur representa una oportunidad significativa para ampliar el acceso a la energía baja en carbono y desalentar el uso de combustibles fósiles.

“Sin embargo, para aprovechar plenamente este potencial, es crucial superar las barreras actuales y mejorar la infraestructura, garantizar la estabilidad financiera y abordar los problemas socioeconómicos para impulsar aún más la transición energética”, dijo Manuel Fernandes, director del sector de Energía y Recursos Naturales de KPMG en América del Sur.
La falta de velocidad en el despliegue de las energías renovables fue identificada como el desafío más urgente para alcanzar las metas climáticas, según el 82% del total de encuestados y el 89% de los sudamericanos. “Este importante consenso refuerza la necesidad de abordar los obstáculos que actualmente dificultan la rápida adopción de fuentes limpias”, comentó Fernandes.
En este sentido, el estudio identifica desafíos persistentes, como la necesidad de mejorar las políticas y regulaciones, facilitar el acceso al capital, acelerar la implementación de proyectos y mitigar los impactos ambientales, entre otros obstáculos. Los líderes del sector sudamericano también enfatizaron la urgencia de eliminar los subsidios a los combustibles fósiles y fortalecer las políticas para fomentar las energías limpias.
Existe una clara tendencia hacia el desarrollo de estas energías en la región, justificada por las inversiones y la aplicación de un conjunto diversificado de iniciativas que han ganado espacio en la matriz energética, generando expectativas positivas para este mercado. La colaboración continua entre los sectores público y privado, la mejora de las políticas de estímulo y el enfoque en la superación de los desafíos identificados son esenciales para fomentar y acelerar este proceso de transformación hacia un futuro más sostenible.

Los principales desafíos
Según otro informe de nombre “Turning the tide in scaling renewables”, también de KPMG, América Latina tiene una serie de desafíos cruciales que podrían obstaculizar la continuación de esta tendencia ascendente en energías renovables. Entre los principales desafíos identificados se encuentran:
Riesgos Asociados a las Cadenas de Suministro: Interrupciones y retrasos que afectan la adquisición y gestión de recursos y materiales necesarios para proyectos de energía renovable.
Estructura y Funcionamiento de los Mercados Energéticos: Necesidad de reformas para apoyar las fuentes de energía renovable, incluyendo ajustes en marcos regulatorios y mecanismos de fijación de precios.
Acceso al Capital: Altas tasas de interés y riesgos financieros que limitan la inversión necesaria para expandir la capacidad de generación de energías renovables.
El estudio también señala que, para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París, es esencial abordar estos desafíos de manera efectiva. Los líderes en energías renovables de América Latina priorizan la reestructuración de los mercados energéticos y el acceso al capital como las áreas más críticas que necesitan atención.
A pesar de los desafíos, el informe subraya el potencial de América Latina para liderar en el desarrollo de energías limpias. Con un enfoque estratégico y colaborativo, la región puede superar los obstáculos actuales y continuar su trayectoria ascendente en la generación de energía renovable.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí