Emilio Andreon (1903-1949) fue quien dio la idea de fundar del Club Atlético Esparta.
Emilio era de la Sección Felix. Cuando estaba por comenzar el Liceo la familia se mudó más cerca del Centro.

La casa donde estuvo viviendo Emilio se encuentra en la esquina donde se dobla para ir al Hogar para discapacitados El Sarandí.

Emilio Andreon era socio del Club Atlético Valdense (fundado en 1921). Claro, era el único Club que había en la localidad. Muchos de sus integrantes eran estudiantes que venían de otras localidades. Tenían otra cultura, otra manera de pensar, otra manera de ser. No eran gente como uno. Seguramente, Emilio no se sentiría a gusto. Una idea comenzó a rondar por su cabeza: formar un nuevo Club, integrado por gente de la localidad. Entrando a especular, diría que Emilio le comentó esta idea a su vecino y amigo Juan Daniel Malan Felix (1890-1971), quien la habría recibido con entusiasmo. También, diría que entre los dos consiguieron a las personas que serían los socios fundadores.

Algo que seguramente tuvo en cuenta Emilio era que Juan Daniel tenía una gran experiencia: en 1919 integró la Comisión Directiva del Estudiantes Football Club (desaparecido en 1920). En 1922 fue presidente del Club Atlético Colonia Valdense.

En 1922 se produjo el ingreso de Emilio Andreon a la Facultad de Medicina de Montevideo. A principios de 1923 estaba de vacaciones.
(Logra su graduación en 1929, llegando a ser un excelente médico cirujano).

En el verano de 1923, según se cuenta, Emilio y Juan Daniel y otros cinco muchachos más, se habían estado reuniendo sobre una gran piedra. Presumo que esa piedra era el vestigio de un antiguo molino que hubo en el lugar. ¿Dónde estuvo ese molino? Recuerdo que por la mitad del campo de papá, Máximo Malan Felix, había un gran hoyo en el terreno. Papá comentó que ahí estuvo un molino. (Se puede decir que estaba en el medio de la chacra original, la No 109). Si no recuerdo mal, el hoyo se tapó cuando se estaba por plantar una quinta de ciruelos.

En documentos de fines del siglo XIX mi abuelo, Juan Daniel Malan Justet, figura teniendo la profesión de molinero.

¿Por qué el Club Esparta se fundó un 20 de febrero de 1923?
Corresponde, primero, señalar que este párrafo es una reconstrucción imaginaria de lo que podría haber sucedido.

La primera reunión se llevó al cabo de las labores del día. Era principios de febrero, cuando había Luna Llena, ese gran farol de la naturaleza. El lugar señalado era una enorme piedra que había por la mitad del campo. La caminería del campo los iba a llevar hasta ella. Era fácil. Con todo, Juan Daniel y sus hermanos esperaron a los demás cerca del alambrado perimetral, situado sobre la actual calle Juan Bonjour. Cuando llegaron, los condujeron al lugar convenido. En esa primera reunión Emilio les comentó su idea de formar un nuevo club, con gente de la localidad. Todos la aprobaron con entusiasmo. Emilio señaló que el lugar apropiado para realizar la reunión de fundación sería la casa donde vivían Juan Daniel y sus hermanos. Juan Daniel quedó comprometido en lograr la autorización de su padre. Se concretó una segunda reunión para algunos días después. En esta reunión, Juan Daniel daría la respuesta. La misma fue positiva. Se oyeron varios ¡Viva! Juan Daniel también comentó algo que alegró a todos: que su señor padre los esperaba el 20 de febrero, día de su cumpleaños. Y que iba a haber una cena especial.
En esa fecha, cuando el día se iba transformando en noche, se volvieron a reunir sobre la gran piedra. Emilio y Juan Daniel comentaron algunas cosas relacionadas con la fundación. Emilio propuso ponerle como nombre al futuro club: Esparta. Estaba fascinado con la historia de esa antigua ciudad griega. Quería reeditar el espíritu de esos fantásticos guerreros.
Luego de la reunión, se dirigieron a la casa de familia. Felicitaron al dueño de casa por sus 50 años de vida. Y le agradecieron por su buena voluntad de ceder su vivienda para la reunión de fundación.

Reunión de fundación
El 20 de febrero, Emilio, conjuntamente con sus vecinos Juan Daniel, Arturo y Víctor Malan Felix y tres muchachos más, fundaron el Club Atlético Esparta. La fundación del mencionado club tuvo lugar en el comedor de la casa de mi abuelo.

La casa tenía forma de L. El sector donde estaba el comedor fue demolido en la década de 1920 cuando se estaba construyendo una nueva casa en la parte de adelante.

Algo que me llama la atención es la juventud de los fundadores. El mayor tenía 25 años, el menor, 14.

Como homenaje, por ser el ideólogo de la fundación del Club, a Emilio se lo nombró como presidente interino, pues después se iba a tener que ir cuando comenzaran las clases en la Facultad.

Emilio, el más cultivado intelectualmente del grupo, fue quien le dio el nombre al Club: Esparta. Como se recuerda, Esparta era una ciudad de la antigua Grecia. Los ciudadanos eran adiestrados, desde niños, para la guerra. Eran guerreros físicamente casi perfectos y muy disciplinados.

Uno de los hijos del abuelo, Juan Daniel (25 años), fue nombrado como secretario. Luego que se fue Emilio, lo nombraron presidente efectivo del Club Atlético Esparta. Fue el primero. Como homenaje, a la calle que pasa enfrente de la casa, se le ha dado el nombre de Juan Daniel Malan Felix (DECRETO Nº 24/2011-20/5/2011).

¡Qué rabia!
Mi papá (1912- 1997) no fue socio fundador, era un nene de diez años. Cuando iba a haber una reunión del Club, lo mandaban a buscar sillas en la casa del vecino ¡Qué rabia le daba! Después, le cebaba el mate a los que estaban reunidos.

En su juventud, integró el equipo de fútbol del Club. También, fue el encargado de cuidar el Parque del Club (estaba situado sobre la actual calle Esther Giuni de Ganz, donde en aquel entonces había un cerco vegetal).

Según decía mi papá, su trabajo consistía en “descular hormigas”. Había que combatir las hormigas, pues se podían comer los arbolitos recién plantados.

Por no preguntar
Podría saber mucho más de lo que sé sobre la fundación del Club Esparta, pero en su momento no me dio por preguntar. Ahora que tengo muchas preguntas ya no queda nadie a quién preguntarle.

“El Oriental”
Comento la historia de Felipe García, uno de los fundadores de Esparta. Fue el primer tesorero. Además, integró el grupo de teatro.
No era un “canario”, como se puede pensar. Si hubiera llevado el apellido del padre habría sido Ingold.

Uno de los hijos de don Severino Ingold, quien tuvo un reconocido comercio, se estuvo “entreteniendo” con una sirvienta de la casa. La dejó embarazada. Obvio, tuvo un hijo. Don Severino y Sra. eran católicos muy estrictos, no iban a admitir semejante cosa. No permitieron que llevara el honorable apellido Ingold. Aunque era un nieto, no lo reconocieron como tal. Siempre fue tratado como un criado, es decir, como una persona que ha recibido de otra la primera crianza, alimento y educación.
Estimo que Felipe fue enrolado para el Club Esparta por Juan Daniel Malan.
Siendo un adulto, Felipe repitió la historia. Dejó embarazada a una hija soltera de Enrique Mourglia, otro de los socios fundadores.
Debido a esta conducta inapropiada fue expulsado del Club Esparta.
Emigró a la Pampa, Argentina. Donde era conocido como “El Oriental”.

(Historia basada principalmente en el testimonio de papá)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí