El 29 de mayo pasado, se presentó en Montevideo, el libro “Católicos en la República Laica – Uruguay 1916 – 1934”, escrito por Carolina Greising Díaz, quien, si bien nació en Montevideo, vivió en Nueva Helvecia, donde cursó hasta 2do. de Liceo y volvió a Montevideo para seguir estudiando allá, aunque tiene residencia en nuestra ciudad y pasa mucho tiempo aquí.

Como dice la solapa de su libro, es Doctora en Historia de la Universidad Católica de Argentina. Para este doctorado, presentó una tesis que es la base del libro mencionado. Carolina Greising se desempeña como docente e investigadora de alta dedicación en el Departamento de Humanidades y Comunicación de la Universidad Católica del Uruguay e integra el Sistema Nacional de Investigadores de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación.
Ha participado en varios estudios y publicaciones vinculados a la historia del Uruguay, en particular el proceso de laicización y los vínculos entre la Iglesia Católica y el Estado Uruguayo.
HELVECIA entrevistó a Carolina Greising, apellido estrechamente vinculado a Nueva Helvecia.

Vínculos
Es es integrante de la familia propietaria de la “Casa Greising”, fundada en el Siglo XIX, ubicada en Av Gilomén y El Exodo.
Recuerda que era un lugar donde “había de todo” y señala que, además de un comercio, era “una escuela, una universidad”, porque muchos de quienes allí trabajaron, al mismo tiempo aprendieron un oficio e, incluso, instalando sus propios emprendimientos.
Hizo sus estudios primarios en la Escuela de Hermanas de Nueva Helvecia (Colegio Mater ter Admirabilis) y en el Liceo hasta 2do. año.
Su madre decidió el traslado a Montevideo para que continuara sus estudios.
Pero ha declarado que “soy de Nueva Helvecia” porque “la patria es la infancia”.
Tiene residencia en Montevideo y en Nueva Helvecia donde, dijo a HELVECIA, “paso mucho tiempo”
Tiene dos hijos, de 29 y 26 años, Federico y Agustín, a quienes está dedicado “Católicos en la República Laica -Uruguay 1916 – 1934”
Este es su primer libro escrito por ella en solitario, pero ha colaborado en numerosas publicaciones, acompañando a conocidos docentes y escritores, como Gerardo Caetano y José Rilla.

Su libro
Comentó que su libro analiza la separación de la Iglesia Católica y el Estado Uruguayo, desde 1916, el período previo, hasta 1934, cuando el Catolicismo inicia la organización laica de la acción social, pasando Uruguay a ser una República Laica.
Asegura que su propósito no fue “derribar nada, porque nadie tiene la verdad”, pero sí, analizar la actitud de los católicos ante un cambio trascendente.
Si bien no existían documentos o testimonios que avalaran ninguna teoría, Carolina se dedicó de lleno a profundizar en el tema y dedicó cuatro años a estudiar en distinto archivos, como el de unos Obispos alemanes, a través de los cuales pudo acceder a una beca para viajar al Vaticano e investigar en lo que en ese momento se denominaban “Archivos Secretos” del Vaticano y actualmente “Archivos Apostólicos”.
El primer viaje fue en 2018, ya con su tesis avanzada, de lo que tuvo que desechar gran parte.
Dijo que si bien uno puede analizar la prensa y alguna documentación, asegura que en aquellos documentos, está lo que denomina “la cocina”.

Religión y política
En 1830, se consagra de la Primera Constitución de la República, en la que se establece que la Iglesia Católica es parte del Estado.
Es en 1919, cuando comienza a “oficializarse” la separación de la Iglesia Católica del Estado y se pone de manifiesto la incidencia de la política en los asuntos oficiales.
En su libro, Carolina Greising explica por qué, en consecuencia, Uruguay se convierte tempranamente en América Latina, en un país laico.
Asegura que la propuesta de laicidad de José Batlle y Ordóñez fue “determinante”.
Dice que esa propuesta es “típicamente uruguaya” y no existía en ese momento, en América Latina “un personaje con esas características”.
Es, dice Carolina Greising, “batllistización” de la sociedad, como lo definió Gerardo Caetano.
Un concepto que va permeando la sociedad uruguaya y que “se ha vuelto una especie de culto”.
Considera que la modernidad ha llevado a que lo religioso desapareciera del espacio público.

Mucho por investigar
Carolina Greising cree que aún hay mucho por investigar en estos temas y se congratula de que ese interés se mantenga, sobre todo en gente joven.
Admite que su posición manifiesta a través de su libro, puede ser “discutible”, pero no busca tener la verdad revelada, sino que sigue sigue interpelándose e interpelando, en investigaciones de campo y la documentación disponible.
El tema
HELVECIA preguntó a Carolina Greising por qué el análisis de un tema, ubicado en un tiempo determinado de la historia, relacionado con la Iglesia Católica uruguaya para su tesis de doctorado en la Universidad Católica Argentina.
Dijo que desde hace mucho tiempo venía estudiando el proceso de laicización del Uruguay “y cómo la Iglesia Católica va perdiendo espacio en determinados asuntos como la educación, el registro de personas, el matrimonio, etc., y me interesó saber qué pasó cuando la Iglesia católica dejó de ser oficial, después de 1919”
Señala que “me interesó ver cómo se reacomoda el catolicismo uruguayo en un nuevo status institucional e intentó mantener su presencia pública, a pesar de no ser ya más la Iglesia Oficial del Estado”

Consecuencias
Teniendo en cuenta que la laicización fue un proceso progresivo, Carolina Greising cree que “fue beneficioso para la población en general, porque el Estado dejaba de identificarse con una religión en particular y se transformaba en lo que tiene que ser un Estado laico, es decir, garante de la libertad religiosa, de la libertad de conciencia”.
Sobre todo para la población en general, recordando que Uruguay fue un país de mucha inmigración de gentes de otras religiones, “lo que dio muchísimas garantías”

¿Y a los católicos?
Carolina Greising dice que “les dio libertad de acción” porque, “sin la injerencia legal del Estado, la Iglesia Católica podría tomar sus propias decisiones”. Por ejemplo, menciona, el nombramiento de Obispos, que ahora lo hace el Papa.
Asimismo, señala que, por aquellos años, el Gobierno uruguayo estaba integrado, sobre todo por anticlericales, liberales, masónicos, no católicos, lo que facilitó el proceso.

La Iglesia se recompone
Carolina greising destaca que tras la separación de la Iglesia del Estado, la influencia de los gobernantes, como el ya mencionado Batlle y Ordóñez, el anticlericalismo batllista, en fin, la Iglesia Católica, que venía muy golpeada, se recompone, a través de sus jerarquías y fieles, y, lo más importante, dice la autora, se refuerzan todas aquellas actividades que hacían los hombres y mujeres católicos, a través de la acción
social.
Este es un punto que Carolina Greising destaca en su libro, sobre todo el papel que desempeñaron las mujeres.

Feligresía
HELVECIA consultó a Carolina Greising sobre las consecuencias de este proceso en la feligresía católica.
Dijo que hasta la década del 90 (siglo XX), el 60% de la población uruguaya se declaraba católica.
Una última encuesta, realizada poco tiempo atrás, señaló el 30%, lo que muestra, dice Carolina Greising “un declive entre los que se dicen católicos”.
“Lo que no quiere decir, agrega, que los uruguayos no sean religiosos”, sino que “revela que hay otros vínculos con la trascendencia, que no siempre va en función de institucionales y parecidas”.
Esto significa, señala Greising, “que la laicidad permita que las personas vivan su religiosidad con total libertad”.

Movimiento social
Finalmente, al término de la amena charla Greising subraya que su libro no fue escrito para los católicos, sino que tomó un tema de estudio, como podía ser cualquier otro, política, ciencia, literatura, etc.
Remarca que el libro fue escrito como historiadora, independientemente de la religiosidad personal que pueda tener o no.
I.G.

  • El libro ya está a la venta en Helvecia libroscafé, con envío sin costo todo el país -091 430 652-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí