APRI, el equipo uruguayo de básquetbol adaptado (en silla de ruedas) que participa en la Liga Argentina por la falta de competencia a nivel local, viajará este martes rumbo a Buenos Aires para enfrentar a Crigal de Río Gallego en el arranque de los playoff.

Los partidos serán el miércoles 17 a las 20:30 horas el y jueves 18 a las 22 horas. Será ganador el equipo que sume más puntos a lo largo de los dos encuentros, como si se tratase de un cruce de eliminación directa de fútbol. El vencedor se topará en semifinales con River Plate, que va invicto.

Los dirigidos por Miguel Acosta terminaron cuartos entre 12 participantes en la fase regular detrás de River Plate, Sica de Córdoba y Cilsa de Buenos Aires. Los dos primeros clasificaron directamente a semifinales y los otros dos semifinalistas se dirimirán en cruces de cuartos de final.

APRI, que es la base de la selección uruguaya que en diciembre jugará el Sudamericano en Lima, ganó siete partidos y perdió nueve entre la primera y la segunda rueda, por lo que se metió en playoff por quinto año consecutivo. La primera temporada fue en segunda división, en la segunda se logró mantener la categoría y en las siguientes cinco los uruguayos siempre fueron protagonistas.

No se trata de una competencia convencional con partidos en régimen de local y visitante. Muchas veces se resignan las localías y se juega en días consecutivos en el mismo escenario cuando hay más de 400 kilómetros de distancia entre un equipo y otro. La dificultad para concretar los partidos suele ser alta.

Cada jugador, de acuerdo a su discapacidad, tiene un puntaje de clasificación; a mayor discapacidad, menor puntaje. La escala va de 1 a 4,5, y en cancha el quinteto nunca puede superar los 14 puntos. La única condición para jugar al básquetbol en silla de ruedas es no poder jugar al básquet convencional, sin que sea un requisito indispensable ser dependiente de la silla.

Fuente: FútbolUy. Foto: Miguel Acosta.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí