El precandidato nacionalista, Juan Sartori, se hizo presente en la localidad canaria de Aguas Corrientes donde participó de una “audiencia pública” sobre la situación del vertimiento de lodos desde la Planta de OSE y de la situación del servicio de agua potable en la zona metropolitana.

El encuentro fue organizado por el alcalde de Aguas Corrientes, Álvaro Alfonso, quien narró las distintas dificultades por las que pasa la zona, al ser perjudicada por la falta de una política clara por parte del ente estatal para la preservación del medio ambiente y sobre todo, la del río Santa Lucía, principal proveedor de agua potable del país.

La contaminación del río Santa Lucía, en las inmediaciones de la planta potabilizadora de Aguas Corrientes, es un reclamo histórico por parte de vecinos y autoridades locales.

Según detalló Alfonso, cada día, OSE tira el equivalente a unos 3.000 camiones cisterna, con barro cargado de químicos como arsénico, cadmio y plomo, generado en el proceso de potabilización, y esto contribuyó a que en los últimos años disminuyera la profundidad del río.

Un estudio elaborado por la Armada en 2013, demuestra que algunas zonas del cauce —sobre todo las que están próximas a la potabilizadora de Aguas Corrientes— tienen menos de 50 centímetros de altura.

El propio Alfonso dijo que no existe una respuesta por parte de las autoridades, y que incluso hay una resolución de la Inddhh que “es lapidaria para la gestión de OSE”, y que además los vecinos “sufren represalias”.

“La Institución dijo que en el plazo de 30 días, OSE debería presentar un proyecto diciéndole a la población de Aguas Corrientes qué iba a hacer, por supuesto no presentó nada, y también que en 10 días, la ministra y la Dinama, tenían que reunirse con la comunidad y tampoco aparecieron”,  recordó el alcalde.

Por su parte, Sartori escuchó con atención los reclamos y castigó duramente a las autoridades sosteniendo que no parecen conocer la magnitud del problema y puso en duda que desde el ente “se haya leído la carpeta del tema”, en alusión al incidente último del presidente Tabaré Vázquez que derivó en el pedido de renuncia de su ministro de Defensa, Jorge Menéndez.

El precandidato remarcó que la actual administración frenteamplista, dejó un recurso estratégico como el agua en una situación “muy comprometida” y vaticinó que pueden llegar a pasar “escenarios gravísimos”, si no se mejora la gestión.

“Aquí ya hubo suficientes diagnósticos, tantos no pueden estar equivocados, el problema está a la vista, se nota con solo mirar, los responsables deben entender que hay un problema de contaminación evidente, sin embargo el gobierno da la espalda al tema y piensa que está todo bien”, sentenció el líder blanco.

“¿Qué pasa si en el Santa Lucia sucede algo y en 48 horas, dos millones de personas se quedan sin agua? ¿Alguien tiene un plan? Parece que no”, cuestionó Sartori.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí