Andrés Paredes, vecino de Nueva Helvecia es un personaje muy conocido en la ciudad, hace más de 31 años se dedica a la venta de panchos con su clásico carrito, primero en el viejo bar El Farolito durante 20 años, y luego pasando con el cierre del mismo, a la actual esquina de Treinta y Tres y Berna, también en la Plaza de los Fundadores. Andrés, pintoresco personaje de la comarca, uno más de los tantos que tiene esta ciudad, quien sin quererlo se ha vuelto protagonista gracias a la solidaridad de buena parte de la comunidad.

Paredes y la ayuda de varios, fueron protagonistas en toda la jornada de hoy; el hombre de los panchos en la Plaza se quedó sin uno de sus principales instrumentos de trabajo, su carro, con el cual diariamente se gana un sustento para subsistir…Fueron cuestión de minutos para que la noticia se difundiera por redes sociales, mensajes en grupos de WhatsApp en el pueblo y llegara incluso a otros países, allí donde también esta presente la solidaridad uruguaya, la reacción de nuestra gente no se hizo esperar, en instantes se logró realizar una colecta y comprarle un nuevo carro a Paredes; el cual a partir de ahora es de su propiedad y no deberá pagar un alquiler como lo hacía con el anterior. A este regalo, más que merecido, se le suma además un flamante uniforme para estrenar.

Este tipo de hechos tal vez puedan pasar desapercibidos en otras ciudades, tal vez la respuesta de la sociedad no sea la misma que aquí, el “miro para el costado” o “ese no es mi problema” en Nueva Helvecia no tiene lugar. En la colonia suiza Nueva Helvecia, existen instituciones organizadas que siempre intentan dar una mano al que más lo necesita, y también hay personas que sin pertenecer o depender de ninguna institución, más que a su propia forma de ser, solidaria, con una gran visión humanitaria de la vida, hacen y dan sin pedir nada a cambio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí