• En su partido Nº 1.000, Lionel Messi –que está teniendo un gran Mundial– abrió la cuenta para Argentina. Una excelente combinación ofensiva culminó con pase corto en el área del zaguero Otamentdi y el remate de Messi pasó entre las piernas de un defensa y se metió abajo contra el caño derecho.

Las cosas del fútbol: Argentina fue netamente superior a Australia. Un 4 a 0 habría sido más justo, Sin embargo, el 2º gol llegó por un blooper impresentable del guardameta y capitán australiano, que quiso salir jugando, se la dejó robar por De Paul y Julián Álvarez no dudo en cachetearla rápidamente a la red. Cuando nada lo hacía pensar, un despeje fallido hacia el medio de la defensa argentina, propició un poderoso remate de Craig Goodwin, que había entrado pocos minutos antes desde el borde del área. La pelota rebotó en el cuerpo de Enzo Fernández y descolocó al guardameta que quedó parado.

Sin merecerlo, Australia se puso a un gol del empate que provocara el alargue y, eventualmente, los penales. Un cierre magnífico del recién ingresado Lisandro Martínez ante el marcador de punta Behich, evitó el empate. Y en el último minuto, con más de 51’ jugados, Emiliano “Dibu” Martínez salvó milagrosamente su valla ante remate de Garang Kuol, el chico egipcio nacionalizado australiano, con 18 años recién cumplidos, que remató desde el borde del área chica. Kuol pertenece a una familia que huyó de Sudán para radicarse en Egipto donde él nació.

  • Estados unidos finalizó su sueño mundialista. Países Bajos lo venció por 3 a 1 en forma clara y sin levante. Pero al igual que lo sufrido por Argentina, los naranjas que estaban ganando con comodidad, recibieron un gol en los últimos 15’. Sin embargo, apareció Denzel Dumfries, que había sido decisivo en los dos primeros goles del equipo y terminó marcando el tercero y poniendo cifras definitivas al partido.
  • Aquella penosa impresión que nos dejó Polonia en su partido ante Argentina, cuando perdió sin intentar nada, cambió fundamentalmente en los primeros minutos ante Francia. Los polacos salieron a jugarle de igual a igual; Lewandowski estuvo más acompañado; y sobre la media hora de juego, en una misma acción, Francia se salvó por tres veces: una salvada por el portero Lloris con las piernas, otra por Varane en la línea y una tercera incidencia en la que trabaron in extremis al borde del área chica.

Pero Francia tiene un monstruo: Kyllian Mbappé. Ya había empezado a desequilibrar con sus corridas por izquierda. Y cuando le pareció que no le daban suficiente juego, se pasó a jugar más al medio y metió un pase sensacional por el medio a Giraud, que abrió el tanteador. Y por si quedaba alguna posibilidad para Polonia, en el segundo tiempo Mbappé tuvo dos apariciones en el área y puso dos balazos, uno a cada ángulo: 3 a 0 y partido liquidado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí