Los uruguayos no tenemos por qué pagar  por tus  acciones; deberías hacerte  cargo.

El 7 de diciembre de 2014,  seis ex reclusos de una cárcel de alta seguridad de los Estados Unidos, en la bahía cubana de Guantánamo, llegaron a nuestro país.

José Mujica, por entonces era candidato al Premio Nobel de la Paz (propuesto por la ONG holandesa Peace Drugs Institute, algo así como el Instituto de la Paz de las Drogas, por su “contribución” a la paz mundial (?) al legalizar el cultivo y el comercio del cannabis en nuestro país). La llegada de los “presos de Guantánamo”  le sirvió para potenciar su imagen de humanista preocupado. Preocupación ésta que trascendía las fronteras de su pequeño país para alcanzar a los diversos dolientes del mundo.

Mujica hace años que ejecuta el marketing político en su máxima expresión.  ¡Si lo sabremos los uruguayos! El bueno de Pepe supo venderse al mundo de una forma tal, que fronteras afuera tiene seguidores como un “pop star”, mientras fronteras adentro, los uruguayos padecemos las consecuencias de su pésimo gobierno y hoy tenemos peor seguridad, educación, tarifas públicas altas, mas funcionarios públicos o más “compañeros amigos” ocupando cargos públicos. Algunos de estos cargos incluso gerenciados por incompetentes, pero ¡compañeros al fin!

Total, pagamos todos los uruguayos las excentricidades del buen Pepe.

“Herencia maldita”, le hubieran llamado en otra época.

Funcionarios estadounidenses  calificaron la situación generada por los “guantanameros”  como “amenaza potencial y riesgosa”, mientras el gobierno de Mujica nos aseguraba que su presencia entre nosotros no generaría problemas de ningún tipo.

Hoy, transcurridos varios años de aquella operación marketinera, aumentan las dudas sobre qué hacer y cómo canalizar su permanencia en Uruguay.  Nadie sabe a estas alturas en que terminará esta aventura  promovida por Mujica y  Julissa Reynoso,  aquella dicharachera embajadora estadounidense que tantas promesas nos dejó.

Con los presos de Guantánamo al tope de la agenda, el ex presidente uruguayo logró que se le abrieran las puertas de la Casa Blanca para tener un mano a mano con Obama.  Pasamos de los muros pintados por grupos frenteamplistas con la ya histórica leyenda “Fuera yanquis” (“Yankees go home”)  a hacerle los mandados al gobierno estadounidense, lo que “el Pepe” inmortaliza sacándose foto con el número uno del “imperio”.

Una vez más, como te digo una cosa, te digo la otra.

En esa oportunidad, don Mujica primero dijo que aceptaría recibir a los presos pero que no lo haría “gratis” y que pasaría “la boleta por el servicio “. Luego en forma más gráfica, tal vez con metafórica sinceridad, dijo que “los había cambiado por naranjas”.

SÍ… “el gran Pepe”, el candidato al Premio Nobel de la Paz, cambió personas por naranjas. Lo lamentable para el país es que no lo dijo el ocurrente Pepe, al que todo se le admite; lo dijo el Presidente de la Republica Oriental del Uruguay.

Lo dijo el país.

El mismo Uruguay que les brindó alojamiento y una partida de $ 20.000 para sus gastos de manutención.

Y acá seguimos: con los seis ex presos de Guantánamo mantenidos por todos los uruguayos, algunos con problemas de inserción en la sociedad,  otros sin trabajo, dos de ellos denunciados por violencia de género hacia sus parejas…

¡Y ni hablar del mediático Diyab! Como forma de demostrar su agradecimiento, salió a criticar públicamente a nuestro país, al punto tal de manifestar que prefiere vivir  en guerra o preso y no en nuestras tierras.

Días pasados el Ministerio de Relaciones Exteriores comunicó que evalúa extender el subsidio mensual que se les otorga  actualmente. El Estado paga el alquiler de cada uno de ellos -que ronda los $ 18.000 mensuales- y también les brinda una partida de dinero por mes. El beneficio debería terminarse el 31 de enero de 2018.

Los ex presos piden que el Estado les pague el equivalente a un Salario Mínimo Nacional por mes ($ 12.265) y que también se siga haciendo cargo de sus alquileres. De concretarse, el nuevo beneficio duraría un año más y se terminaría si alguno de ellos consiguiera trabajo durante 2018. Poco probable, ¿no?

Tenemos miles de jubilados uruguayos cobrando $ 9.000 o 10.000 por mes y trabajadores que tienen sueldos que rondan los $ 15.000,  y  el Gobierno pretende que entre todos los uruguayos  sigamos  bancando el capricho del Pepe, que -está claro- salió muy mal.

Y encima nos enteramos por la prensa que en diciembre, Diyab denunció ante la Policía de Rivera que fue víctima de estafa.

De acuerdo a la información, Jihad Ahmad Diyab le habría prestado 35.000 dólares al empresario que lo llevó a la ciudad de Rivera, dinero que nunca fue devuelto.

¡¡¡35.000 dólares!!!

¿Cómo los obtuvo?

Si tiene 35.000 dólares, ¿por qué lo seguimos manteniendo? Creo que el estafado no fue Diyab. Los estafados somos nosotros: los uruguayos.

Todo tiene un límite, Pepe, todo tiene un límite. La paciencia de los uruguayos también

Hacete cargo de tus “chambonadas”.

¡Hacete cargo de los ex presos de Guantánamo!

Llevátelos a tu chacra y mantenelos vos.

5 COMENTARIOS

  1. SOLO DECIRLE ALA PERSONA QUE ESCRIBE SI HUBIESE RESIDIDO EL MISMO TRATO QUE LE DIERON EN GUANTÁNAMO A ESAS PERSONAS TORTURADAS SIN NINGÚN MIRAMIENTO Y EN TODOS LOS AÑO NO PODERLES DEMOSTRAR NINGUNA PRUEBA EN SU CONTRA,NO TENER NINGÚN JUICIO ESTAS PERSONAS HAN SIDO ROBADAS DE LOS PAÍSES DONDE VIVÍAN POR EL GOBIERNO QUE MENOS RESPETA LOS DERECHOS HUMANOS ES POR TODO ESTOS ARGUMENTOS QUE SIN DUDAS PODRÍAN SER MUCHOS MAS SIENTO PENA Y MAS POR LA DIPUTADA NIBIA REISCH SALUDOS

  2. Pero ellos quieren irse, denostan a nuestro país, cuando somos sus ciudadanos los que los mantenemos.Tiene razón en todo la diputada Reisch! Que los mantengan quienes los trajeron! Nuestros sueldos como las jubilaciones son demasiado bajos como para mantener a esta gente, con todo respeto…y el que no está de acuerdo con ésto, que los mantenga! Me parece genial!

  3. Si realmente que lo mantenga el Sr Pepe ya que predica tanto que quiere ayudar que los lleve a su Chacarita y les de un lugar nuestras jubilaciones son de hambre y los salarios no dan para nada Esquivel señor Mujica dijo que cuando tiene ganas de trabajar lo hace en su charca al Senado se ve que va cuando esta aburrido y para cobrar el sueldo jugoso que cobran sin hacer nada

  4. La Diputada Nibia es una de las pocas que se las juega y canta las cuarenta! En este país es tan fácil, tan sencillo ser generosos con los bienes y dinero ajenos!! Como dice la proclama de los productores rurales: “Que los errores los paguen los que los cometieron y no el pueblo” BASTA DE ABUSOS! Estamos en una DICTADURA DE IZQUIERDA!! En vez de tratar de corregir sus propios errores que son muchos, se pasan buscando errores del pasado, de los gobiernos de otros partidos que ya no están en el poder, no al menos con mayoría parlamentaria, aunque sean oposición! Dejen de defender lo indefendible!! Salta a la vista qué clase de gente nos está gobernando! Qué otros errores tienen que cometer para que muchos se saquen la venda de los ojos? O es que se propusieron seguirlos hasta la muerte por mero capricho? El gran problema es que por culpa del capricho de muchos ciegos, nos perjudicamos todos los uruguayos!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí