Este domingo 18 de marzo se realizará la tercer edición de la Down 5K, la cual se realiza de la mano de la Asociación Down del Uruguay en el marco de la celebración del Día Mundial del Síndrome de Down, designado por las Naciones Unidas el​ 21 de marzo de cada año.​
​​Desde la organización se ultiman los detalles del evento que se realizará desde las 10 y 30 horas en el Circuito del Prado (Delmira Agustini y Lucas Obes) y se invita a las familias uruguayas a unirse a esta fiesta de las
de las familias y de cada una de las personas con síndrome de Down de todas las edades. El apoyo de todos será un aporte a la construcción de una sociedad mejor porque podrá reconocer el valor de todas las personas, sin importar su capacidad.

UNA VERDADERA FIESTA

El éxito que hemos tenido con este evento nos permitió realizar y proyectar varias acciones para nuestro crecimiento (reformas edilicias en la sede, profesionalización de nuestro equipo colaborador, nuevos talleres, más socios, visibilidad del síndrome, creación de nuevos puestos de trabajo para los jóvenes, entre otras cosas).
Entre las dos ediciones, más de 4.000 personas pudieron disfrutar de una verdadera fiesta y conocieron de manera más cercana la realidad de las personas con SD y sus familias.
Para convocar a los uruguayos, este año el músico Luciano Supervielle (que es padre de un niño con síndrome de Down) realizó una piez exclusiva que, junto a las imágenes de la edición pasada, dejan ver una parte de lo que se vive en esta fiesta.

Bajo el hashtag #cadaunoasuritmo convocamos a que los usuarios de redes sociales participen activamente de nuestra campaña.

​Las inscripciones se realizan en Abitab y valen 350 pesos.

ENTREGA DE KITS:

Días 16 y 17 de marzo en los siguientes locales en el horario de 10 a 19 horas: (*) (**)

– Asociación Down del Uruguay ( Minas 2046 esq. Nicaragua)

– Edificio Anexo de Ia IM (Soriano 1426 esq. Santiago de Chile)

– Motociclo Sports Malvín ( Legrand 5076 esq. Michigan) (*) Hasta agotar stock

(**) Intendencia Atrio Soriano horario sábado 17 de 10 a 14 horas.

LA ASOCIACIÓN DOWN DEL URUGUAY

Desde 1986, la Asociación Down del Uruguay, integrada por personas con síndrome de Down y sus familias, es un lugar de encuentro para poder apoyarse mutuamente, intercambiar información y promover los cambios sociales que permitan que las personas con discapacidad intelectual ocupen su lugar como integrantes plenos de la sociedad.

Las familias que reciben la noticia de un recién nacido con síndrome de Down pueden contar con el acompañamiento de otros padres de la AddU. Un equipo de educación de la ADdU orienta a los educadores sobre el proceso de inclusión en el aula. Otro equipo, inclusión laboral, trabaja cada vez con más fuerza en esta área.

Periódicamente organizamos instancias de formación para familias y profesionales, y regularmente hay encuentros de padres que intercambian información y apoyo.
Las actividades recreativas – pero también formativas – tienen un lugar preponderante en la AddU: para los más chiquitos, talleres de música y bebeteca; para los más grandes, zumba, cocina, espacio vivencial para reflexionar juntos y con guía profesional sobre “cómo va la vida”, paseos, salidas, deportes y respuestas a sus búsquedas. Y el baile mensual, para bailar con música de moda y encontrarse con amigos en un ambiente de pura diversión.

SOBRE EL SÍNDROME DE DOWN O TRISOMÍA 21

El síndrome de Down es una alteración genética que se produce por la presencia de un cromosoma extra (el cromosoma es la estructura que contiene el ADN) o una parte de él. Las células del cuerpo humano tienen 46 cromosomas distribuidos en 23 pares. Uno de estos pares determina el sexo del individuo, los otros 22 se numeran del 1 al 22 en función de su tamaño decreciente. Las personas con síndrome de Down tienen tres cromosomas en el par 21 en lugar de los dos que existen habitualmente; por ello, este síndrome también se conoce como trisomía 21.

Es la principal causa de discapacidad intelectual y la alteración genética humana más común. Se produce de forma espontánea, sin que exista una causa aparente sobre la que se pueda actuar para impedirlo. Está presente en todas las etnias, en todos los países, con una incidencia de una por cada 600-700 concepciones en el mundo. Únicamente se ha demostrado un factor de riesgo, la edad materna (especialmente cuando la madre supera los 35 años) y, de manera muy excepcional, en un 1% de los casos, se produce por herencia de los progenitores. El síndrome de Down no es una enfermedad.

Tampoco existen grados de síndrome de Down, pero el efecto que la presencia de esta alteración produce en cada persona es muy variable. Las personas con síndrome de Down muestran algunas características comunes pero cada individuo es singular, con una apariencia, personalidad y habilidades únicas. Los bebés con síndrome de Down tendrán muchos rasgos físicos propios de su familia, además de los característicos de las personas con síndrome de Down y algún grado de discapacidad intelectual. Su personalidad, aficiones, ilusiones y proyectos serán los que verdaderamente les definan como personas y su discapacidad será sólo una característica más de su persona.

El síndrome de Down debe su nombre al apellido del médico británico John Langdon Haydon Down, que fue el primero en describir en 1866 las

características clínicas que tenían en común un grupo concreto de personas, sin poder determinar su causa. Sin embargo, fue en julio de 1958 cuando el genetista francés Jérôme Lejeune descubrió que el síndrome consiste en una alteración cromosómica del par 21. Por tanto, la trisomía 21 resultó ser la primera alteración cromosómica hallada en el hombre.

DÍA INTERNACIONAL DEL SÍNDROME DE DOWN

En diciembre de 2011, la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas designó el 21 de marzo Día Mundial del Síndrome de Down. La fecha responde a la triplicación del vigésimo primer cromosoma (mes 3, día 21).
Con esta celebración, la Asamblea General pretende desarrollar la conciencia pública sobre la cuestión y recordar la dignidad inherente, la valía y las valiosas contribuciones de las personas con discapacidad intelectual como promotores del bienestar y de la diversidad de sus comunidades. También quiere resaltar la importancia de su autonomía e independencia individual, en particular la libertad de tomar sus propias decisiones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí