La tragedia de Ethiopian Airlines ocurrida este domingo, donde perdieron la vida 149 pasajeros y ocho tripulantes, marca el segundo accidente fatal en cinco meses que involucra a un nuevo modelo de avión Boeing 737 Max 8, del cual la compañía de bandera argentina cuenta con cinco unidades en su flota -los vuelos de los cinco aviones de ese modelo fueron utilizados para trayectos de cabotaje y diferentes destinos de la región-. De acuerdo a la necesidad de programación, esos aviones realizan viajes hacia Brasil, Uruguay o Chile y fueron presentados en Uruguay en diciembre pasado en el Aeropuerto Internacional “Capitán A. Curbelo” de Laguna del Sauce, Punta del Este. El avión es también utilizado por otras tres líneas aéreas, de acuerdo a información oficial de las respectivas compañías, Aeromexico con 6 unidades del MAX 8, la panameña Copa Airlines tiene 3 unidades del MAX 9 y la brasileña Gol Linhas Aereas mantiene 6 unidades del MAX 8 en su flota.

El Boeing 737 MAX 8 está en uso comercial en Argentina desde el 5 de febrero de 2018 y a nivel mundial desde 2017, quedando bajo la lupa de los especialistas en las últimas horas por los dos accidentes que ocurrieron en menos de seis meses. Se sospecha que en ambos siniestros hubo fallas técnicas que precipitaron el desenlace fatal.
Este lunes, el Ministerio de Transporte de Indonesia ha pedido la suspensión de vuelos de todos los aviones Boeing 737 Max 8 operados por las compañías aéreas del país. Anteriormente, el Ministerio de Transportes de Corea del Sur ha informado que está realizando una inspección de seguridad de emergencia en dos aviones de este modelo. Por su parte, el regulador de aviación de China ha ordenado a todas las aerolíneas del país que suspendan el uso del avión Boeing 737 MAX tras el siniestro en Etiopía.

Por su parte, Boeing dijo que la investigación sobre el accidente de Ethiopian Airlines se encuentra en sus primeras etapas y que no hay necesidad de emitir nuevas directrices para los operadores de sus aviones 737 MAX 8 en base a la información que tiene hasta el momento. “La seguridad es nuestra prioridad número uno y estamos adoptando medidas para comprender completamente todos los aspectos de este accidente “, dijo un portavoz de Boeing en un comunicado enviado por correo electrónico a Reuters. En Aerolíneas Argentinas informaron que el tema está en etapa de “investigación”, ya que se espera a la comunicación de la empresa fabricante. “Estamos discutiendo qué pasa. Boeing dice que hay que esperar los informes técnicos y ver qué impacto puede tener. Por ahora, los aviones siguen volando”, dijeron.

Llamado de alerta en la región
Según el sitio web transponder1200.com, el pasado 14 de diciembre uno de estos modelos tuvo una falla que obligó a “una desviación de precaución al Aeropuerto Internacional Teniente General Benjamín Matienzo en Tucumán” información inicialmente confirmada por la aerolínea, pero luego rectificada para una vibración en el motor. En el momento del incidente, la aeronave cumplía el vuelo AR1324, que despegó del Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini de Ezeiza a las 01:35LT (GMT-3) en dirección a Punta Cana. Alrededor de una hora y quince minutos después de su despegue, a las 02:50LT, mientras volaba a 31 mil pies de altitud a unas veinte millas náuticas de Córdoba, uno de sus dos motores CFM International LEAP presentó vibración por acumulación de hielo. Según fuentes de la aerolínea, el problema en el motor está relacionado con factores meteorológicos adversos en la región en la que la aeronave volaba. Una vez en tierra, después de una evaluación técnica, decidieron sustituir el avión por otro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí