El imputado decía ser investigador y les pedía dinero a sus víctimas para acelerar trámites, asesorarlos en negocios e incluso ofrecía el traslado de reclusos desde el penal de Libertad a otras cárceles.

C.F. fue detenido cuando estaba por cobrarle 100.000 pesos a una señora cuyo hijo había sido condenado a más de seis años de prisión. El falso comisario le aseguró a la mujer que por esa suma era capaz de sacarlo de la cárcel en tres meses porque había detectado equivocaciones en el proceso y la pena estaba mal calculada. En otro caso pidió 2.800 dólares a la madre de otro recluso para trasladarlo desde el Penal de Libertad a la Cárcel de Piedra de los Indios en Colonia.

Según le explicó, le daría el dinero al jefe de policía de Colonia, Robert Yroa, a quien acusó de corrupto, y este ordenaría el traslado.

También decía ser investigador con una gran cantidad de contactos en instituciones públicas, aseguraba que realizaba operativos por orden de Fiscalía y ofrecía a sus víctimas información de causas en trámite.

Explicaba que cumplía órdenes de allanamiento, que asesoraba a fiscales y pedía dinero para tramitar el reintegro de bienes incautados, como automóviles o libretas de conducir.

También recomendaba en la ciudad de Rosario con quién hacer negocios y con quién no, argumentando la confiabilidad en supuestas escuchas telefónicas e investigaciones.

La fiscal Silvana Arredondo de Rosario pidió al juez la formalización del falso comisario por un delito de usurpación de funciones, dos delitos de estafa en grado de tentativa y un delito de asociación para delinquir.

Hay además un segundo imputado con un delito de asociación para delinquir, identificado como RH, quien junto al falso comisario y a otra persona de la cual no hay detalles traían mercadería de contrabando desde Brasil, consiguiendo vehículos, pidiendo dinero para comprarla y consiguiendo contactos para ingresarla al país.

Fuente: Telemundo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí