Los nuevos resultados del Programa de Evaluación de Vehículos Nuevos para América Latina y el Caribe, Latin NCAP, fueron publicados días atrás con resultados decepcionantes de cero estrellas para el Kia Sportage, Hyundai Accent (nuevo modelo) y el Great Wall Wingle 5.
 
El Kia Sportage, fabricado en Corea del Sur, con dos bolsas de aire frontales y sin Control Electrónico de Estabilidad (ESC) estándar, obtuvo cero estrellas. El SUV alcanzó 48.15% en Protección Ocupante Adulto, 14.87% en Protección Ocupante Infantil, 57.64% en Protección a Peatones y Usuarios Vulnerables de las Vías y 6.98% en Sistemas de Asistencia a la Seguridad.
 
El Sportage fue evaluado en impacto frontal, impacto lateral, latigazo cervical (whiplash) y protección a peatones. El modelo mostró un buen desempeño en el impacto frontal y en el impacto lateral para la protección del ocupante adulto, sin embargo, la falta de bolsa de aire laterales de cabeza estándar limitó la puntuación del vehículo. El test de latigazo cervical mostró protección buena. La estructura del habitáculo fue considerada como estable y el área de los pies fue considerada como inestable. La Protección de Ocupantes Infantil fue pobre porque Kia se negó a recomendar los Sistemas de Retención Infantil (SRI) para las pruebas. La Protección a los Peatones en general fue de promedio a adecuada, con protección marginal a buena en la protección de las piernas superior e inferior y protección buena a marginal en la cabeza del peatón. El vehículo no ofrece Frenado Autónomo de Emergencia para Usuarios Vulnerables de las Vías para compensar la protección a peatones descrita anteriormente, mitigar o eventualmente prevenir el contacto con peatones. De Sistemas de Asistencia a la Seguridad, solo obtuvo puntos por el Sistema de Aviso de Cinturón de Seguridad (SBR). El vehículo no ofrece ESC estándar ni otras tecnologías relevantes. Latin NCAP sugirió a Kia evaluar voluntariamente versiones mejor equipadas para mostrar a los consumidores los beneficios de más equipamientos de seguridad, pero el fabricante se ha negado.
 
El Hyundai nuevo Accent, fabricado en India y México, con una bolsa de aire frontal como equipamiento estándar y sin Control Electrónico de Estabilidad (ESC) estándar, obtuvo cero estrellas. El compacto sedán alcanzó 9.23% en Protección Ocupante Adulto, 12.68% en Protección Ocupante Infantil, 53.11% en Protección a Peatones y Usuarios Vulnerables de las Vías y 6.98% en Sistemas de Asistencia a la Seguridad.
 
El nuevo Accent fue evaluado en impacto frontal, impacto lateral, latigazo cervical (whiplash) y protección a peatones. El modelo mostró un desempeño pobre en el impacto frontal con el pecho rojo para el acompañante adulto lo que redujo a cero puntos en esta prueba y una protección de impacto lateral marginal a buena para la protección de adultos. En la prueba de impacto lateral de poste obtuvo cero puntos dado que no pudo realizarse porque el modelo no ofrece protección lateral de cabeza como equipamiento estándar. El test de latigazo cervical mostró protección marginal. La estructura del habitáculo y el área de los pies fueron consideradas como estable. La Protección Ocupante Infantil fue pobre porque Hyundai se negó a recomendar los Sistemas de Retención Infantil (SRI) para las pruebas. La Protección a Peatones en general fue marginal a débil para la cabeza, buena para la pierna superior y débil a adecuada para la pierna inferior, el vehículo no ofrece Frenado Autónomo de Emergencia para Usuarios Vulnerables de las Vías para compensar la protección a peatones descrita anteriormente, mitigar o eventualmente prevenir el contacto con peatones. De Sistemas de Asistencia a la Seguridad, solo obtuvo puntos por el Sistema de Aviso de Cinturón de Seguridad (SBR). El vehículo no ofrece ESC estándar ni otras tecnologías relevantes. La versión con dos bolsas de aire frontales hubiera obtenido el mismo nivel de estrellas por la no recomendación de SRI por parte de la marca, la falta de airbags laterales de cabeza estándar y la falta del ESC estándar. Latin NCAP sugirió a Hyundai evaluar voluntariamente versiones mejor equipadas para mostrar a los consumidores los beneficios de más equipamientos de seguridad, pero el fabricante se negó.
 
El Great Wall Wingle 5, fabricado en China, con dos bolsas de aire frontales como equipamiento estándar y sin Control Electrónico de Estabilidad (ESC) estándar, obtuvo cero estrellas. La popular pick up alcanzó 9.31% en Protección Ocupante Adulto, 0.00% en Protección Ocupante Infantil, 19.48% en Protección a Peatones y Usuarios Vulnerables de las Vías y 0.00% en Sistemas de Asistencia a la Seguridad.
 
El Wingle 5 fue evaluado en impacto frontal, impacto lateral, latigazo cervical (whiplash) y protección a peatones. El modelo mostró un desempeño pobre en el impacto frontal con la cabeza, el cuello y el pecho de color rojo para el conductor y el pecho rojo para el acompañante lo que muestra un alta probabilidad de lesiones de riesgo de vida para ambos ocupantes adultos lo que derivó en cero puntos en esta prueba. En el impacto lateral obtuvo protección adecuada a buena para el adulto, sin embargo, la estructura tuvo una alta intrusión durante el choque. En la prueba de impacto lateral de poste obtuvo cero puntos dado que no pudo realizarse porque el modelo no ofrece protección lateral de cabeza como equipamiento estándar. El test de latigazo cervical mostró protección pobre. La estructura del habitáculo y el área de los pies fueron consideradas como inestables. La protección a los ocupantes infantiles fue pobre y obtuvo cero puntos porque GWM se negó a recomendar los Sistemas de Retención Infantil (SRI) para las pruebas y, además, tiene como estándar un cinturón de dos puntas en la posición del asiento trasero central. La Protección a Peatones fue pobre a débil para la cabeza, buena para la pierna superior y débil a adecuada para la pierna inferior, el vehículo no ofrece Frenado Autónomo de Emergencia para Usuarios Vulnerables de las Vías para compensar la protección a peatones descrita anteriormente, mitigar o eventualmente prevenir el contacto con peatones. De Sistemas de Asistencia a la Seguridad obtuvo cero puntos dado que el vehículo no ofrece ESC estándar ni otras tecnologías relevantes, ni Aviso de Cinturón de Seguridad (SBR). Latin NCAP siempre se contacta con todos los fabricantes antes de realizar las pruebas invitándolos a participar de las mismas y los fabricantes se involucran en el proceso, Latin NCAP informó a GWM sobre la prueba del Wingle 5 pero el fabricante no respondió ni intentó comunicarse con Latin NCAP.
 
A partir de 2020, a todos los vehículos evaluados se le realiza la prueba de la seguridad pasiva de los peatones, lo que significa que la parte delantera del vehículo es impactada repetidamente. Después de cada prueba, todas las piezas frontales se reemplazan por otras nuevas, lo que implica la necesidad de una gran cantidad de piezas frontales de repuesto. A diferencia del resto de los vehículos evaluados por Latin NCAP en protección a peatones, Latin NCAP demoró más de 7 meses en obtener todas las piezas para el Kia Sportage, que se había planeado en publicar el resultado mucho antes en el año. Dos potenciales razones pueden explicar este inusual retraso en la obtención de las piezas, una posible basada en una acción activa del fabricante del vehículo para retrasar los resultados, y la segunda, que simplemente el sistema de piezas de repuesto de Kia es ineficiente, lento y mantendría al consumidor esperando meses para conseguir un repuesto original. Ambos escenarios no son buenos para los consumidores.

Es muy decepcionante que un grupo de fabricantes de vehículos tan importante como Hyundai-Kia ofrezca un rendimiento de seguridad tan bajo para el equipamiento estándar de seguridad a los consumidores latinoamericanos. Los consumidores de los mercados de economías maduras obtienen de este mismo fabricante seguridad de vanguardia en los mismos modelos y en muchas ocasiones a precios más bajos que en América Latina. De las pruebas recientes de los modelos de Hyundai-Kia como el Picanto, HB20, Accent, Tucson y Sportage, parece que sin importar el rango de precios, existe cierta visión del grupo hacia los consumidores latinoamericanos. La vida de un latinoamericano parece no ser tan valiosa e importante como la vida de un coreano, estadounidense, japonés, europeo o australiano y nos merecemos los mismos niveles básicos de seguridad sin tener que pagar más por ellos. Nos sentimos en este accionar y pedimos acciones urgentes para nivelar la seguridad básica estándar en América Latina para que coincida con las mejores prácticas globales. El Wingle 5 es una pick up muy popular que se utiliza principalmente para fines laborales y muy popular entre las flotas. GWM tiene productos de buen desempeño en seguridad básica disponibles en Australia y el Reino Unido que deberían ser el estándar de referencia para América Latina. Latin NCAP cree que la información para el consumidor conocida como el etiquetado de seguridad vehicular puede ayudar a mejorar drástica y rápidamente el nivel de seguridad de los vehículos como resultado de una acción voluntaria”.
 
Stephan Brodziak, Presidente de la Comisión Directiva de Latin NCAP dijo:
“Nos indigna que Kia esté comercializando autos en nuestra región con tan pobre desempeño de seguridad en sus versiones básicas. Después de la evaluación del Río Sedán y del Picanto, el desastroso resultado de la Kia Sportage deja ver que la seguridad básica que aplican para los modelos que se comercializan en América Latina y el Caribe es insuficiente para proteger adecuadamente a la población de América Latina. Esta característica en el equipamiento de seguridad parece ser una decisión corporativa compartida por Hyundai al mostrarnos un muy desafortunado resultado con el New Accent. Gracias al programa de Latin NCAP es posible hacer la trazabilidad del desempeño de seguridad general de los vehículos de una marca. Habrá que ver si el pobre resultado del Wingle 5 de 0 estrellas es una decisión corporativa aplicable a todos sus modelos o solamente decidieron discriminar a los consumidores latinoamericanos con este modelo. A las marcas les cuesta poco mejorar la seguridad, a los consumidores nos puede costar la vida o la pérdida de un ser amado. Exigimos autos más seguros para nuestra región, exigimos que Hyundai, Kia y GWC brinden la misma seguridad básica que en países de economías maduras sin que tengamos que pagar más por ello”.
 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí