Compartimos a continuación el comunicado emitido en la tarde de hoy por la Red de Agroecología del Uruguay, ante la aprobación del decreto 175/022 Certificación de productos agropecuarios orgánicos, de la acuicultura orgánica y de la producción integrada.:

El pasado miércoles 25 de mayo a las 15 horas, la Red de Agroecología del Uruguay era recibida por el Sub-Secretario del MGAP, Ing. Agr. Ignacio Buffa en sus oficinas de Constituyente 1476. Dicha reunión, impulsada por el propio jerarca del Ministerio, se daba a partir de nuestra preocupación manifestada el pasado 5 de mayo, en el marco de la presentación del Plan Nacional de Agroecología y en relación a la situación del marco normativo de la Certificación orgánica (y sus términos equivalentes como ecológica y biológica), en nuestro país, específicamente de la situación de nuestro Sistema Participativo de Garantías (SPG).
En ese marco, el Ing,Agr. Buffa le manifestaba a tres compañeros de nuestra organización su afinidad con la necesidad de abrir las convocatorias a certificadoras, incluyendo a certificadoras participativas como la de la RAU, para que productores y productoras pudieran elegir libremente como ser certificadas. También se manifestaba el compromiso de conversar con el Director de la Dirección de la Granja (Ing. Agr. Nicolás Chiessa), para abrir la participación en el armado del nuevo decreto regulatorio que sabíamos se estaba elaborando, pero de cuyos detalles aún no teníamos novedades. La única información que manejamos, información dada en otra reunión con DIGEGRA el pasado 29 de abril por el propio Chiessa y su equipo, era de que el nuevo decreto iba a mantener el reconocimiento de los SPG’s en su redacción, tal como ya estaba establecido en el decreto 557/008 (norma de certificación orgánica vigente hasta esa fecha).
Al mismo tiempo que la reunión con el Ing. Agr. Buffa se desarrollaba, se nos hacía llegar por redes sociales de la Comisión Honoraria de Agroecología el texto del nuevo decreto 175/22, firmado el día anterior por el Ministro Ing. Agr. Fernando Mattos, y la Vice-Presidenta Beatriz Argimón (en funciones de Presidencia). Este episodio es una perla más, en todo el proceso que desde inicios del
2020 venimos viviendo en nuestro vínculo con el MGAP como organización social del movimiento agroecológico y en nuestra condición de entidad certificadora de la producción orgánica en nuestro país.
Este Gobierno ha decidido desconocer una organización que nuclea a agricultores y agricultoras que desde hace más de 30 años vienen construyendo la agroecología y la producción orgánica de nuestro país, que desde hace 18 años iniciaron un movimiento mundial de construcción de una herramienta de certificación participativa como son los SPG’s (en el encuentro de Torres – Brasil organizado por IFOAM y MAELA), y que desde hace 14 años sostenemos la construcción y gestión de nuestro Programa de Certificación Participativa, reconocido y avalado oficialmente por el MGAP desde mayo de 2015, siendo la única entidad certificadora del país que se inscribió en el Registro
creado en 2008 por el propio Ministerio, y poniendo a disposición del mismo, todas nuestras fortalezas y debilidades para ser evaluadas en forma permanente.
Este Gobierno nos ha mentido sistemáticamente desde el 15 de abril de 2021, fecha en la cual luego de un año de solicitar audiencia, la Dirección General de Servicios Agrícolas (DGSA) como autoridad competente de la certificación orgánica se comprometió a trabajar conjuntamente con nosotros como entidad certificadora en relación al futuro del ordenamiento jurídico de la certificación orgánica en el país. Lejos de trabajar en conjunto, se nos ha desconocido, inhabilitado, y ahora, con este nuevo decreto 175/022, eliminado a los SPG’s de la normativa nacional.
El pasado 24 de mayo se concreta la sustitución del decreto 557/08. Este decreto que se sustituye, fue elaborado en el marco de un grupo de trabajo que tuvo 4 años de proceso (2004-2008), y la más amplia participación de organizaciones sociales e institucionalidad pública. Este grupo de trabajo sentó las bases para la aprobación del mismo, y entre otros puntos importantes creó un Sistema Nacional de Certificación Orgánica, desde donde se reconocieron explícitamente, en un plano de igualdad, dos formas de evaluar la conformidad con las normas orgánicas, biológicas y/o ecológicas, por un lado la llamada Certificación de Tercera Parte, y por el otro, los SPG’s. Este decreto construido con la más amplia participación, es sustituido por otro, elaborado entre cuatro paredes por directores y técnicos del MGAP y desconociendo todo lo acumulado en nuestro país y el mundo en relación a la producción orgánica y agroecológica en los últimos 20 años.
Para colmo, desde la propia web del MGAP, se publica la noticia de la aprobación del decreto como si el mismo marcara un momento fundacional de la certificación orgánica y ecológica en el país.
“A través de un decreto del Poder Ejecutivo, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca comenzará a certificar de manera oficial los productos orgánicos. Hasta el momento no existía una certificación oficial que garantizara que los productos cumplían con los requerimientos para denominarse orgánicos, así como tampoco se ofrecían garantías oficiales de que los productos importados
cumplieran con esos requerimientos.” (https://www.gub.uy/ministerio-ganaderia-agricultura-pesca/comunicacion/noticias/uruguay-contar
a-certificacion-oficial-productos-organicos)
Desde el primer decreto de certificación orgánica de julio de 1992, el 360/092 (y que se deroga expresamente con el decreto 175/022), que existen entidades de certificación reconocidas oficialmente por el Estado. Entre ellas la Asociación Certificadora de la Agricultura Ecológica del Uruguay, entidad fundada en 1996 a impulsos de la Asociación de Productores Orgánicos del Uruguay, y que luego fuese reconocida por decreto en 1999 (decreto 194/099). Esta entidad es tomada como figura jurídica de la Red de Agroecología del Uruguay en el momento de la fundación de nuestra organización (2005). Luego además es inscripta en el Sistema Nacional de Certificación Orgánica en 2015.
¿Qué necesidad tiene el MGAP de construir hoy este nuevo relato fundacional? ¿Qué interés hay en hacer desaparecer del relato institucional todo lo realizado hasta ahora en certificación orgánica?
Este nuevo decreto además, tiene muchos otros puntos que nos parecen un retroceso en materia de regulación de la producción orgánica y que entendemos deben de ser revisados. Además de la eliminación expresa de los SPG’s, la creación de diferentes autoridades competentes (que terminan funcionando como diferentes ventanillas burocráticas), o el armado de un Sistema de certificación en conjunto con otro modo productivo que nada tiene que ver con el ecológico, como es el de la Producción Integrada.
Exigimos al Gobierno Nacional la anulación de este nuevo decreto (175/022), así como la creación de un espacio de trabajo intersocial e interinstitucional para el armado de una nueva normativa que de cuenta de lo acumulado en lo referente a la agricultura orgánica de los últimos años tanto a nivel nacional como internacional.

Urgimos también a todas las instituciones públicas integrantes de la Comisión Honoraria del Plan Nacional de Agroecología a implementar a la brevedad lo consensuado y redactado por esta Comisión, en texto difundido el pasado 5 de mayo en el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo. Principalmente cuando se establece en el Proyecto 3 del Eje 1:
“- Fortalecimiento a los SPGs para consolidar las áreas de capacitación (incluyendo la modalidad de agricultor a agricultor) y actualización de normas.

  • Apoyo para la elaboración y aplicación de indicadores de sustentabilidad para la evaluación dinámica y sostenida de los sistemas de producción y de los SPGs.
  • Incorporación de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) asociadas a la gestión de los SPGs.
  • Profundizar el relacionamiento regional y mundial con otros SPGs y autoridades competentes, para validar mutuamente y facilitar los procesos de exportación.
  • Articular entre la CHPNA y la autoridad oficial competente en la certificación, con el propósito de una mejora continua de la implementación y actualización del marco normativo.
  • Elaborar los protocolos necesarios para que los SPGs expresen su potencial en la evaluación de conformidad con actividades vinculadas a la producción de base agroecológica, por ejemplo, la pesca artesanal y el ecoturismo sustentable.
  • Generar mecanismos de apoyo financiero a los SPGs.
  • Avanzar en los procesos normativos vinculados a la certificación de productos de origen animal y de alimentos procesados provenientes de sistemas en transición y agroecológico, así como la certificación de insumos aptos para la producción ecológica.”

Plan Nacional Para el Fomento de la Producción con Bases Agroecológicas (págs. 11-12)
En síntesis, exigimos el cumplimiento de los compromisos asumidos por distintos actores de este Gobierno en este último año, tanto en reuniones particulares con la Red de Agroecología del Uruguay, así como en el marco de la Comisión Honoraria para el armado del Plan Nacional de Agroecología, espacios de gobierno territorial como las Mesas de Desarrollo Rural, y medios de prensa.
Nos convocamos a todos y todas las integrantes del movimiento ecológico del Uruguay a manifestarnos ante este atropello, y defender nuestras herramientas como agricultores y agricultoras, técnicas y técnicos, consumidores y consumidoras.

Red de Agroecología del Uruguay

(Asociación Certificadora de la Agricultura Ecológica del Uruguay)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí