Por un invierno de mil novecientos ochenta y tantos , comienzo a ser colaborador de Helvecia, impulsado por algunas personas de Colonia Valdense, lectores de todas las ediciones que deseaban tener más información de Colonia Valdense en la página que se posee en Helvecia.
Así llegó hasta la sede en calle Colón para hablar con Alfredo Stutz, para saber como iba a ser mi aporte al bisemanario, por esa época se publicaba los martes y viernes. Nos pusimos de acuerdo y comencé a escribir. Hoy la tecnología nos facilita muchos tiempos y ofrece variadas formas de hacer llegar una información, pero por aquella época escribía en una máquina portátil Olivetti que poseía mi señora y se pasaba vía fax a la redacción para que tuvieran las noticias en tiempo para las publicaciones.
Mi interés por la escritura y las noticias siempre estuvo en mi forma de ser, cuando llegué a Helvecia yo escribía la parte deportiva de Colonia Valdense para Prensa Rosarina, que se publicaba los sábados y enviaba la información en sobre por Compañía Colonia. Lo que dejé tras ingresar a Helvecia.
Al poco tiempo de escribir, por muchos años, hasta que Alfredo Stutz dejara la firma, me encargué además del reparto y cobranza de las suscripciones, siempre delegando en alguna otra persona, siendo el responsable de que todo saliera correctamente y siempre escribiendo y recogiendo las noticias.
Tuve un breve pasaje por otro periódico que surgió cuando Helvecia estuvo un tiempo sin editarse, pero al reaparecer volví a escribir para él.
Escribir para Helvecia me ha permitido acercarme más a la gran variedad de instituciones que se poseen en la ciudad jardín, así como conocer a sus integrantes más en profundidad. He podido hacer entrevistas internacionales, a personas que por diferentes circunstancias estaban en Colonia Valdense, la primera de éste tipo fue a un Moderador de la Távola Valdese (Mesa Valdense) de Italia que estaba en Colonia Valdense con motivo del Sínodo de la Iglesia Evangélica Valdense del Río de la Plata.
También el estar en las diferentes actividades lleva a vincularse con los colegas, algunos más celosos o con directivas de sus medios, que otros, pero siempre hemos colaborado entre todos por el bien de la comunidad. Jorge Ricca de Radio del Oeste, Suzan Hoffman de Noticias, Heber Fripp y Fredy Verón de Canal 8, más acá en el tiempo con Willy Artús y Paola Deganelo, Santiago “Rulo” Deleón, entre otros relacionados a la radio como Hugo Torres, Gustavo Travieso, etc. Los que siempre nos encontrábamos en las asambleas, conferencias de prensa, buscando informaciones ya sea de carácter social, político, beneficios y otras actividades de la ciudad jardín. Lo que casi no he realizado es cubrir notas sobre hechos policiales.
Otras personas que me llevó a conocer, más a la distancia fue a Alfredo y Araceli, Ida Guigou, redactora Jefa de Helvecia, Maristela Jourdán, editora, María, Jorge y las personas que atendían la parte de la papelería que se poseía. En lo personal cada año ingresaba a Helvecia dos o tres veces, ya que Alfredo iba a mi casa a realizar las liquidaciones de los repartos y lo correspondiente por la corresponsalía y seguro me olvido de alguien. En ésta nueva etapa de Helvecia a Pablo Cribari y su señora Joana García, que está siempre dispuestos a la información.
El mundo de brindar la información ha cambiado desde aquellos casi 40 años en la tarea, de escribir en máquina de escribir y enviar por ómnibus o vía faz, al pasaje al correo electrónico, a la incorporación de la fotografía con la aparición de las cámaras digitales, toda una experiencia, así como hoy en día aportar videos para las redes de Helvecia. Ha cambiado también la forma que llega la información para difundir, vía whastapp, por correo electrónico o te avisan que revises las redes de la institución que hay información, muy escueta, reducida y debemos ingeniarnos para dar forma de una nota digna de ser publicada. “nadie quiere hablar cuando estamos en forma constante mostrándonos en las redes”.
El periódico siempre tuvo un “rival”, en Colonia Valdense que fue la radio y su inmediatez de hacer llegar la información, cuando buscabas una nota te decían “ya se la dimos a la radio, ya nos alcanza” y ahora con las redes, “ya publicamos en tal o cual red”, como si fuera suficiente, desconociendo que siempre hay público para todas las opciones.
Hoy mi situación laboral no me permite disponer de tanto tiempo como antes para el periodismo (del que recibí las principales reglas de un curso que se desarrolló en la Junta de Nueva Helvecia de la escuela de Angel Tuana, que entre los profesores estuvo Martín Cabrera), pero debo agradecer mucho a Jovita Courdín, mi compañera de ruta que está atenta a las novedades, me cubre en actividades y revisa redes en busca de la información para difundir que si no a veces …no llega.
El compromiso por ayudar desde la comunicación, la pasión por escribir, estar para conocer y saber las noticias son parte de mi ser.

Seguiremos en Helvecia por muchos años más……

Publicidad

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí