En sus primeros años dentro del fútbol profesional, el francés Antoine Griezmann se hizo amigo de nuestro compatriota Carlos Bueno quien, a su manera, le inculcó muchas costumbres uruguayas y un fanatismo extremo por Peñarol. Por ello a lo largo del tiempo nunca fue raro ver a Griezmann con mate en mano antes de los partidos o incluso insultando en español porque además de jugar en el Atlético de Madrid, siempre ha tenido amigos de nuestro país como Diego Godín, el “Cebolla” Rodríguez o José María Giménez.

A pesar del dolor, durante la victoria de Francia sobre Uruguay Griezmann anotó el segundo gol y no lo festejó, eso dejó en claro, a pesar de los dichos contrarios de algunos jugadores que verdaderamente no tuvieron sentido, que el francés de verdad quiere a nuestro país.

Hoy, luego de consagrarse campeón del mundo con Francia dio un paso más y durante la conferencia de prensa se puso en los hombros la bandera uruguaya y gritó “Uruguay nomá, loco”.

Una caricia, un gesto, de quien es un excelente jugador y seguramente también una gran persona llena de valores y amor por nuestro país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí