Uruguay jugó su mejor partido del Mundial, le ganó con claridad a Ghana, pero no le alcanzó para seguir en carrera. ¿Un fracaso, una sorpresa terrible, una consecuencia de una persecución de la FIFA? Para mí, nada de eso. Un resultado que se podía esperar por las reales posibilidades, sin comprar el humo que venden muchos periodistas y sin creernos que tenemos los fenómenos que nos quieren vender.

EL URUGUAY QUE QUERÍAMOS VER
Alonso puso al equipo que todos pedíamos, con Valverde por derecha; De Arrascaeta de enganche liberado; Pellistri de delantero (y no de carrilero); y una dupla ofensiva de peso con Suárez y Núñez. Acá podría haber variantes, porque el rendimiento de Suárez pudo haber determinado otra compañía para Luis: Gómez o Torres (no Cavani). Pero acá acertó Alonso, porque Suárez hizo un gran primer tiempo y participó en los dos goles.
De esta manera Uruguay tomó el protagonismo, como debió hacerlo ante Corea del Sur. No pensar en cuidarse del rival, sino transferirle esa preocupación al adversario.
Una actitud totalmente diferente, apretando a Ghana en su campo; encimándolo, presionándolo, adelantando las líneas desde el fondo (quizás por eso la sustitución de Godín por Coates, porque los espacios iban a ser más amplios).
A los 18, todo el esquema pudo venirse al piso, cuando se le sanciona un penal dudoso a Rochet. Dudoso. Vamos a ser sinceros: si el portero de Ghana se le tira así a Suárez, clamaríamos por un penal.
Rochet salvó el disparo del capitán Andrew Ayew y el partido tuvo otra vuelta de tuerca a favor de Uruguay: impulso anímico para los celestes; impacto contrario para Ghana, al punto que su capitán fue sustituido tras el descanso.
Ese momento propicio se concretó en dos goles. Luego que De Arrascaeta dejó de cara al gol a Núñez, que tocó por encima del portero y propició una milagrosa salvada de Salisú por detrás, llegó la apertura: centro pasado de Núñez, dos defensas que fallan, Suárez por izquierda la domina, engancha para adentro y remata bajo de derecha; tapa el portero y en el rebote cabecea De Arrascaeta sobre la línea y la manda a la red.
Menos de 6’ más tarde, la mejor jugada de Uruguay en el Mundial; Pellistri se cierra para permitir la subida de Varela –que mejoró muchísimo– mete sensacional pase profundo por alto para Núñez, este alarga para Suárez por el medio, y Luis por arriba abre a la izquierda para De Arrascaeta, que le da de volea como viene y supera el cierre del guardameta ghanés.
Un 2 a 0 claro, justo y con perspectivas de aumentar.
Lamentablemente, la lesión de Bentancur y la adicción de una mala tarde de quien lo sustituyó (Vecino), confluyeron para un deterioro del rendimiento celeste.

NO ALCANZÓ   

Uruguay no pudo mantener el ritmo en el complemento. Aflojó la presión; se replegó unos metros. Creció algo Ghana como para preocuparnos por la posibilidad de un gol que nos complicara en caso de definición por saldo de goles.
Pellistri tuvo una gran oportunidad tras combinación Núñez-Valverde por izquierda, pero su disparo se fue rozando el caño derecho.
La entrada de De la Cruz por Pellistri terminó en decepción: cero aporte del delantero de River Plate, que terminó con un remate libre frontal en la última jugada del partido, cuando buscábamos desesperadamente otro gol, que ejecutó con un tirito a las manos del portero.
Cuando se supo que Corea pasaba a ganar ante Portugal y nos dejaba afuera, Uruguay puso todo el temple y garra para buscar el gol en los minutos finales, pero ya había muchos jugadores cansados y en el caos en que se convirtió el equipo, peligramos que los africanos pudieran descontar alejándonos definitivamente de la clasificación.
Finalmente se consumó la eliminación que empezamos a “trabajar” desde el pésimo papel del debut y que ahora algunos quieren tapar con la eterna persecución de la FIFA, las pelotas en los caños, el penal de Josema, los supuestos penales a favor que ni siquiera revisaron, etc., etc.. Los pretextos de siempre. Pero la clasificación estuvo en nuestras manos y la perdimos por nuestros errores, las alineaciones erróneas, las actuaciones individuales deficitarias, los cambios tardíos y, sobre todo, la actitud timorata y avara en los dos primeros partidos.

LOS DETALLES: URUGUAY 2 – GHANA 0. Estadio: “Al Janoub” (Al Wakrah – Qatar). ÁRBITRO: Daniel Sierbert (Alemania)
URUGUAY: Sergio Rochet; Guillermo Varela, José Ma. Giménez, Sebastián Coates y Mathías Olivera; Federico Valverde y Rodrigo Bentancur (34’ Matías Vecino); Giorgian De Arrascaeta (80’ Agustín Canobbio); Facundo Pellistri (65’ Nicolás De la Cruz), Luis Suárez (65’ Édinson Cavani) y Darwin Núñez (80’ Maximiliano Gómez). D. T. Diego Alonso,
GHANA: Lawrence “Sigi” Alí; Alidú Seidú, Daniel Amortey, Mohammed Salisú y Abdul Babá Rahman; Thomas Partey y Salis Abdul Samed (72’ Daniel Kofi Kyerch); Iñaki Williams (72’ Antoine Semenko) Mohammed Kudús (97’ Abdul Fatawu) y Jordan Ayew (46’ Kamaldaen Sulemara); André Ayew (46’ Osmán Bakari). D. T. Otto Addó.
GOLES: 1er. Tpo. = 25’ 33” y 31’ 03” G. De Arrascaeta (U)
AMONESTADOS: 18’ D. Núñez (U); 60’ L. Suárez; 85’ K. Sulemara; 86’ S. Coates; 99’ A. Seidú.
NOTA: 20’ S. Rochet (U) ataja penal de A. Ayew (G)

raddyleizagoyen@gmail.com – Whatsapp 098 358 507

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí