Sus estudios han dado como resultado soluciones innovadoras que permiten a las personas con lesiones de la médula espinal volver a caminar solas, e incluso subir escaleras.El exoesqueleto es una de estas tecnologías prometedoras.

Científicos suizos han implementado con éxito el exoesqueleto, que solo funciona una vez instalado en el ser humano. TWIICE One, originalmente imaginada por tres investigadores en el laboratorio de robótica del Instituto Federal de Tecnología de Suiza en Lausana. Es hoy la esperanza, para Silvia Pan, una artista de circo que se convirtió en parapléjica después de un accidente de trapecio en 2007, ella es hoy la vice campeón mundial de handbike. Una mujer ávida de retos que enseguida se sumó al proyecto.
Consiste en una estructura articulada que incluye dos “patas” y se sujeta con velcro en los pies, sujetadores en los muslos y correas en el busto. “Tiene dos motores eléctricos por pierna que permiten la movilización de las dos articulaciones de la cadera y la rodilla y una estructura en forma de” u “que se lleva por encima de las caderas”, dice Romain Baud, diseñador de el exoesqueleto. Está pilotado por un reloj conectado y dos muletas, una de las cuales está equipada con un comando. La estructura en fibra de carbono y aluminio pesa unos quince kilos y tiene una autonomía de tres horas. Puede operarse a tres velocidades diferentes e incluso le permite subir y bajar las escaleras. “Durante mucho tiempo, tuve la impresión de que la mitad de mi cuerpo estaba muerto. “Recuperar la verticalidad y poder caminar sola de nuevo me da la impresión de volver a vivir”, dice Silvia Pan. Su sonrisa y su facilidad para manejar su exoesqueleto son testigos de su liberación. “Lo más difícil es mantenerse erguido”. “Hoy, cuando manejo el exoesqueleto, ya no me siento víctima de mi discapacidad, siento que me he hecho cargo.
“Queremos desarrollar modos de funcionamiento más suaves y sensores capaces de detectar obstáculos en el curso antes de embarcarnos en las certificaciones necesarias para patentar y reconocerlos por el seguro con el objetivo futuro de comercialización”, revela Tristan Vouga. Silvia está feliz de poder dejar caer su silla de ruedas y recuperar su independencia en la vida cotidiana a través del exoesqueleto, dándole esperanza también a miles de personas con graves problemas motrices. Suiza se posiciona nuevamente a la vanguardia en soluciones médicas tecnológicas e innovadoras.

En base a houseofswitzerland.org

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí