Teníamos esperanza de traernos los tres puntos de Caracas, porque Venezuela estaba debilitado por varias ausencias, incluidos Salomón Rondón y Jefferson Soteldo, que son como Cavani y Suárez de la “vino tinto”. Pero el Uruguay de pobre actuación ante Paraguay, volvió a repetir un  pobre trabajo colectivo, con importantes defecciones individuales y con una inoperancia ofensiva que ya es preocupante.

URUGUAY CON LA INICIATIVA

Uruguay volvió al 4-3-3 que Tabárez utiliza ante adversarios que son teóricamente más débiles, con 4 atrás (Giovanni González, Giménez, Godín y Cáceres); Torreira en el medio con Vecino y Valverde a sus costados; y Suárez como centro delantero, acompañado por Torres por derecha y Jónathan Rodríguez por izquierda.

   Venezuela, por su parte, jugó con un 3-1-3-3, aunque muy cauteloso, con uno de los teóricos punteros (Rosales) que fue un carrilero por izquierda, más dispuesto a sumarse a la defensa que a desbordar. Por delante de los 3 zagueros (Ferraresi, Chancellor y Villanueva), un volante tapón (Giménez); tres volantes por delante; y tres en función más ofensiva.

   Uruguay impresionó mejor en los primeros minutos, pero a medida que pasaron los minutos Venezuela se afirmó en su juego y emparejó las acciones.

   Los celestes reiteraron lo que ya es una marca de este equipo: la escasez de fútbol, la poca creatividad ofensiva, la falta de ideas para lastimar a las defensas rivales.

   Venezuela recuperaba con frecuencia la pelota por la imprecisión ya endémica de los uruguayos, pero a su vez también regalaron infinidad de pelotas por pases errados. El zaguero Villanueva dio cuatro pelotas consecutivas al rival en el primer tiempo.

   Con ese panorama el partido fue paupérrimo y sin acciones de riesgo. Solo un gol anulado por el VAR por mano de Josef Martínez, tras un blooper de Godín y Giménez (en noche para el olvido) que chocaron entre ellos.

   CAMBIOS QUE NO DAN RESULTADO

   Más allá de esquemas, planteos o posiciones determinadas por el Director Técnico, lo cierto es que los rendimientos individuales son tan bajos que es difícil alcanzar el éxito en esa forma. Ya dije lo de Godín y Giménez, que parece que nunca jugaron juntos; también lo de Vecino y, sobre todo, lo de Valverde, fue muy pobre, casi nulo aporte de ambos. Lo mismo Jónathan Rodríguez. Mientras que Torres de gran aparición en el partido anterior, esta vez no le salió nada: erró varios pases, fracasó en los centros siempre a la cabeza de los defensas; y en un par de intentos de desbordar con maniobras individuales, terminó perdiendo.

   En el complemento volvimos al 3-5-2 utilizado contra Paraguay, pasando a Giovanni a jugar como carrilero por derecha y haciendo ingresar a Viña para esa función por izquierda; ingresó Nández por Vecino para hacer el mediocampo con Torreira y Valverde; y dejó a Suárez adelante acompañado por un Torres liberado y más por izquierda.

   La posición de Giovanni fue inútil, porque Uruguay no atacó nunca por derecha; intentó siempre el juego centralizado, con pases frecuentemente interceptados por los defensores locales y algún intento por izquierda de Viña y Torres.

   Pero el panorama cambió con el ingreso de Nicolás De la Cruz, que entró encendido, tocando, moviéndose pare recibir, buscando habilitar a Suárez. Los últimos 15’ mostraron las mejores llegadas de Uruguay (muy pocas), con un remate de Viña que tapó con el rostro el portero;  un cabezazo del propio Viña que se fue rozando el ángulo derecho; y una mala definición de De la Cruz cuando llegó de frente en el área y disparó muy alto.

   Del otro lado, Muslera sacó por encima del horizontal un cabezazo de Ferraresi que buscaba el ángulo izquierdo. Sobre el final, en un tiro libre de la derecha Celis remató sin oposición, pero Muslera atento tapó en el primer caño; y el mismo Celis recibió en el área por izquierda pero su disparo le salió débil a las manos.

  Tres acciones como para que casi termináramos conformes con habernos traído un punto, porque muy bien pudo ser una derrota y lo de Uruguay fue tan poco, que no se habría podido hablar de injusticia.

   LOS DETALLES:

   VENEZUELA 0 – URUGUAY  0. Estadio: “Olímpico” (Caracas) ÁRBITRO: Ánderson Daronco (Brasil)

   VENEZUELA: Joel Graterol; Nahuel Ferraresi, Jhon Chancellor y Mikel Villanueva; Junior Moreno; Alexander González (83’  Rolf Feltscher), Tomás Rincón, Rómulo Otero (74’ Cristian Cásseres); Jefferson Saverino (83’ Richard Celis), Josef Martínez (78’ Jhonder Cádiz) y Roberto Rosales (83’ Luis Del Pino). 

   URUGUAY: Fernando Muslera; Giovanni González, José Ma. Giménez, Diego Godín y Martín Cáceres; Matías Vecino (46’ Nahitan Nández) Lucas Torreira (88’ Fernando Gorriarán) y Federico Valverde; Facundo Torres (68’ Nicolás De la Cruz), Luis Suárez y Jónathan Rodríguez (46’ Matías Vecino). D. T. Mtro. Óscar Wáshington Tabárez.   AMONESTADO: 37’ J. Moreno (V); 42’ M. Villanueva (V);  62’ T. Rincón (V); 91’ M. Cáceres (U).

raddyleizagoyen@gmail.com



DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí